A balón parado

Quizá a 'Memo' le faltó pararle el penal a Huntelaar

Parecía que el Mundial de Brasil consolidaría a Guillermo Ochoa como el mejor de sus porteros. Pero no, el mexicano fue sólo uno de los varios guardametas de destacadísima actuación, entre los que terminó por gobernar de forma incuestionable el alemán Manuel Neuer.

Que varios de sus colegas hayan estado inspirados, creadores de estupendas atajadas, evitando goles cantados, despertando admiración a diestra y siniestra, no es culpa de Ochoa ni es algo que deba opacar lo que fue capaz de hacer en los cuatro partidos que jugó la selección mexicana de futbol en esta Copa del Mundo.

Lo que a Memo le tocó resolver, sobre todo bajo los tres palos, casi todo lo hizo de forma brillante, pero lo mismo hizo Tim Howard, el estadunidense, o Rais M’Bolhi, el argelino.

Lo mismo el costarricense Keylor Navas, de gran prestigio en la Liga española donde actúa para el Levante, con la ventaja de que jugó un partido más. Y el argentino Sergio Romero y el citado Neuer lo hicieron en siete juegos, llevándose al final casi todos los aplausos y reconocimientos.

Vamos, hasta el holandés Tim Krul, suplente en el equipo que dirige Van Gaal, le robó cámara con su ingreso en el último segundo del juego contra los ticos, sólo para atajar los penales.

Y saco todo esto al cuento porque pasan y pasan los días y Guillermo Ochoa no firma contrato con ningún equipo, ya no digamos de los grandes de Europa. Y esto pese a que el portero del América y del Ajaccio llega libre, es decir, sin que quien se interese en sus servicios tenga que pagarle nada a nadie.

Quiero creer que es porque se está vendiendo bien y sus representantes y él mismo están en espera de un equipo fuerte y competitivo. Espero que no sea por otra cosa y menos porque esos buscadores de talento estén considerando que a Memo le faltó pararle aquel penal de último momento al holandés Huntelaar.
rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo