A balón parado

La Liga española, en un gran lío

En algo que ha sido catalogado como producto del reino de lo absurdo, la Federación Española de Futbol ha decidido convocar a una huelga a partir del próximo 16 de mayo.

El asunto es muy grave pues de cumplirse esto, no se jugarían las jornadas 37 y 38 de la Liga de futbol más atractiva del mundo, justo cuando estaría por definirse al campeón, que saldrá, todos sabemos, del duelo que sostienen el Barcelona y el Real Madrid.

¿Por qué la Federación va en contra de la Liga?

Es un tema complejo, pero poco a poco se ha transparentado. Primero porque a diferencia de lo que sucede en México, son entes completamente separados y con rivalidad notable.

El presidente de la Liga, Javier Tebas, decidió respaldar el decreto del gobierno español para que a partir de la temporada 2016-17, los derechos de transmisión televisiva se negocien de forma centralizada con el fin de beneficiar a los equipos considerados chicos.

Eso no agradó nada en la Federación que dirige Juan Ángel Villar. Sobre todo porque se sintieron excluidos de la negociación. Pese a que en este nuevo modelo la Federación recibirá ingresos vía porcentajes del acuerdo, les incomoda el hecho de que tendrán que rendir cuentas de cómo se lo gastan, es decir, tendrán que aceptar auditorías.

El asunto se ha complicado pues desde la Federación se ha manipulado al gremio de futbolistas (que en España funciona como un verdadero sindicato), con el tema de lo que se considera un pago alto de impuestos. Y también se tiene pleno control de los árbitros.

No va a estar nada sencillo resolver esto. La Liga española va a vivir un fin de temporada tenso y revuelto, en donde desde ya deberían de perfilar un árbitro con reales poderes que empiece a acercar a las partes.

¿Se imaginan un conflicto de esta naturaleza en México? ¿Se puede ver como una ventaja entonces que la Liga MX y la FMF no estén tan separadas?

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo