A balón parado

La emotiva y necesaria Copa Mx

La Copa Mx es el torneo que todo mundo desprecia hasta que siente que lo puede ganar. Entonces se vuelve imprescindible y prestigiosa. Para clubes y para aficionados.

La próxima edición de este torneo, adelanta el presidente de la Liga Mx, Enrique Bonilla, tendrá algunos cambios. Si entendí bien se incrementará el dramatismo de la eliminación directa casi desde el arranque.

Quizá algún día próximo se tenga acceso a los números que respaldan la operación financiera de este torneo. Sería bueno saber, por ejemplo, si ahora que se cuenta con un patrocinador -la cerveza Corona-, los equipos que participan en ella puedan presumir ganancias sustanciales y progresivas.

Sabemos ya que los clubes que le dan forma prácticamente no reciben nada por los derechos de transmisión televisiva. Esos derechos se otorgan a diversas televisoras a cambio de difusión, asumiendo estas empresas, eso sí, los costos de producción que no son cualquier cosa.

Para los equipos el beneficio de entrar en este torneo es el de tener una mayor cantidad de partidos, sumando las entradas a sus estadios que puedan sumar, pero sobre todo teniendo espacios para foguear a sus jóvenes talentos a sus jugadores de primer equipo que no tienen una participación habitual en sus respectivas ligas (no olvidemos que esta Copa la juegan los de primera división y los del ascenso).

Anoche en Veracruz no está de más decir que se vivió una gran celebración en las tribunas. La gente del Veracruz agotó las entradas y se metió de lleno a apoyar a sus jugadores.

Y es que la Copa Mx es una opción legítima para el festejo, para presumir cuando la ganan, para lamentarse cuando la pierden.

A algunos o muchos les pudo parecer poco atractivo ver en la final a dos equipos que pese a tener mucha tradición no son precisamente unas potencias. A mí me pareció una final atractiva y hasta necesaria. No todo es ni todo debe girar en torno s los equipos poderosos económicamente.


rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo