A balón parado

Hoy no nada más se trata de ganarle a Canadá

El gran reto de Juan Carlos Osorio y sus dirigidos hoy por la noche en Vancouver es el de mostrarse como un equipo capaz de ganar con autoridad de visitante, pero mostrando valores asociados a los valores que ha difundido el entrenador nacido en Colombia.

Es la única forma que permitiría realmente ilusionarse con que este proyecto puede crecer al grado de permitir marcarse objetivos realmente ambiciosos en la Copa América del Centenario y, posteriormente en el Mundial de Rusia, en el 2018.

Esto es lo que está en juego en cada partido de la selección mexicana de futbol. Por ello más vale que todos se lo tomen en serio.

Eso de que Osorio pueda poner un equipo hoy y otro diferente el próximo martes en el Azteca, ante el mismo rival, no me parece nada serio. Si esta noche, como todo mundo cree, el Tricolor pasa por encima de los de la hoja de maple, lo que debería de buscarse es el mismo resultado, o uno mejor, de locales. Esto en el futbol sólo se consigue con continuidad, dándole el protagonismo y la responsabilidad a los jugadores titulares.

No nos adornemos utilizando términos como "rotaciones" que resultan absolutamente inapropiadas en una selección que juega muy de vez en vez. Pudiera ser que no pase nada y que inclusive poniendo un 11 titular completamente distinto el próximo martes aún se obtenga la victoria.

Pero de lo que se trata es de conformar un equipo titular, uno en el que esté muy definido quien es el número uno en cada posición.Hoy la selección ni siquiera sabe bien cuál es su portero titular. Luego se puede hablar de jugadores con jerarquía muy bien ganada, como Andrés Guardado y Javier Chicharito Hernández, pero no mucho más.

Una vez conformada la alineación titular y las variantes ofensivas y defensivas, se debe afinar y perfeccionar un estilo de juego. Esto sólo se va a conseguir repitiendo y repitiendo un mismo equipo.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo