A balón parado

Guillermo Cantú, entre el vuelo de una mosca y las rotaciones de Osorio

Conferencia de prensa más imprecisa no había escuchado nunca como la que dio ayer al mediodía Guillermo Cantú, el secretario general de la Federación Mexicana de Futbol.

De entrada, eso de citar a un encuentro con los medios para ratificar al entrenador de la selección me parece de novatos en el cargo.

Pero revisando parte de su discurso, se topa uno con expresiones como la siguiente:

"El tema de la rotación es inevitable, hay momentos para hacerlo. A veces, por cuestiones de lesión o suspensión y otras por convencimiento para dar competencia a jugadores que no tienen el nivel del otro. Yo soy un convencido de eso y hay momentos para hacer más o menos".

¿Entiende usted algo? ¿Quiere o no rotaciones? ¿Le va a pedir a Osorio que las abandone? ¿O el entrenador tiene permiso para seguirlas utilizando a mansalva o sólo cuando al mismo Cantú le parezcan procedentes?

Dijo también:

"Han sido reuniones largas de trabajo, se han discutido muchos temas, es muy importante el hacerlo acaloradamente en algunos momentos y es fundamental el poder tener ese tipo de diálogo para llegar a acuerdos. Platicamos mucho tiempo de muchas cosas, el tema de los jugadores; todos somos responsables y de eso no hay vuelta de hoja".

¿Qué discutieron y qué acaloradamente discutieron? ¿No se merece la gente conocer esto? ¿Entonces para qué citas a una conferencia de prensa si no vas a querer contar nada, más que el anuncio de que el cuestionado entrenador continúa? Pues mejor emite un boletín de un párrafo.

Vamos, Guillermo Cantú salió un poco a pitorrearse de los periodistas y medios que acudieron a su rueda de prensa. En contrasentido, eso de distraerse con el vuelo de una mosca cuando un reportero le reclamó atención al momento en el que le lanzó una pregunta, ha sido materia de burla para él.

Cuando atiendo este tipo de expresiones y conozco más a personajes como Cantú, entiendo un poco más el por qué la selección nacional hace los ridículos que hace.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo