A balón parado

Guillermo Ochoa y el jeque pobre

Todo indica que Guillermo Ochoa tendrá que pagar una nueva cuota de peaje, y otra vez un poco alta, para poder llegar, algún día, a un equipo grande del futbol europeo.

Su destacadísima actuación en el Mundial de Brasil no le alcanzará más que para emplearse con un equipo que no aspira, en la campaña que arrancará a fines de este agosto, más que a librar el descenso, situándose si le va bien por ahí de media tabla.

Se trata del Málaga. Del alicaído Málaga adquirido hace cosa de tres años por un jeque al que no le gusta invertir tanto, o que no tiene tanto dinero como sí lo tiene el que compró el París Saint-Germain.

Se trata de un equipo que va para abajo, que ha vendido en las últimas dos temporadas a jugadores muy destacados como el joven Isco, al Real Madrid y ha tenido que prescindir de un entrenador como Manuel Pellegrini, contratado de inmediato por el Manchester City respaldado también por otros árabes multimillonarios.

El Málaga ahora repesca jugadores de donde puede y no esconde los problemas que llega a tener para tener liquidez mes con mes y hacer frente al pago de su nómina.

Necesitan un portero porque el que tenían, el argentino Caballero, de extraordinario nivel aunque no le alcanzó para ser convocado por Alejandro Sabella al Mundial, se les fue. También fue a parar al Manchester City.

Y pues Ochoa les llegaría sin tener que desembolsar ningún monto a algún club, pues está libre de contrato. Sólo tendrá que negociar su sueldo.

Lejos están hoy los cuentos que lo ligaron al Atlético de Madrid, al Olympique de Marsella, vamos hasta al Barcelona y al Bayern Múnich.

Pero bueno, se trata de la liga española, de la atractivísima competición en la que están los mejores jugadores del mundo. Ahora veremos las tapadas de Memo a Messi, Cristiano, Bale, Benzema, Suárez, Mandzukic… Ya no nada más a Ibrahimovic.

Y tendrá muchas opciones de ser titular y de que, algún día, un equipo grande lo contrate.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo