A balón parado

González Iñárritu me asegura que él no pidió ningún regalo

Héctor González Iñárritu, el presidente de la Comisión de Arbitraje de la Federación Mexicana de Futbol, me llamó por teléfono ayer por la mañana tras leer la columna en la que relaté que los árbitros habían solicitado regalos a algunos directivos para ser repartidos en su cena de festejo por la Navidad y el fin de año.

Héctor me aseguró que ello no ocurrió. Me dijo que ese tipo de situaciones se llegaron a dar antes de que él asumiera por segunda ocasión en este cargo. Me dijo que dió instrucciones precisas para que no se le volviera a pedir nada a los equipos de futbol.

La cena ocurrió efectivamente la noche del lunes pasado, pero en ella me dice Héctor los regalos que se dieron (unas cuantas tabletas electrónicas) fueron conseguidas por la FMF, y éstas no las obtuvo de ninguna donación de los equipos de futbol.

No obstante, Héctor no descarta que “alguien” haya desobedecido sus indicaciones y recurriera a las viejas prácticas. Prometió que va a investigar y no se detendrá hasta saber qué es lo que pasa. Yo le prometí investigar también más detalles.

Tuvimos tiempo para hablar en esta llamada de otro de los puntos que mencioné en mi columna que considero ponen en tela de juicio el comportamiento ético de algunos de los árbitros del futbol mexicano. Terminó por aceptar que no está nada bien que los silbantes reciban invitaciones para desayunar, comer o cenar de personajes ligados a los equipos. Y reconoció de igual manera que unos árbitros no pueden estar horas antes de dirigir un partido en restaurantes con ambiente que remita o huela a “pachanga”.

No está nada mal este punto de partida. Héctor González Iñárritú trae muchas ganas de hacer un buen trabajo con los árbitros. Es un tipo metódico y dedicado, que sabe imponer disciplina. No deseo otra cosa más, que le vaya muy bien. Estoy de acuerdo en que hay un aceptable margen de maniobra para mejorar las actuaciones que habitualmente se registran de sus dirigidos. 

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo