A balón parado

Ganar la Libertadores es más que posible

En algo debería de ponerse de acuerdo el futbol mexicano. En exigirle a los equipos que participan cada año en la Copa Libertadores, que la ganen. También, por supuesto, en apoyarlos para que ese objetivo pueda ser alcanzado.

La última prueba de que el título de este torneo está al alcance de la mano la dio Tigres en la pasada edición. Se quedó a nada. A un pasito que lamentablemente no se dio por la incapacidad del plantel y de su entrenador Ricardo Ferretti para vencer a los argentinos del River Plate. No hubo nada raro relacionado con arbitrajes localistas, ni nada parecido que se pueda documentar.

Pero antes de los regiomontanos estuvieron muy cerca de ganar la Libertadores las Chivas y el Cruz Azul, desinflados también en la final... Cerca ha estado también el América, cuando menos en una ocasión semifinalista. Si no la ganó fue también porque se quedó corto con su propuesta futbolística o la de los rivales en turno resultó mejor. Pero no por otra cosa.

Ganar la Libertadores pues, es una meta posible, no sólo deseable. Así tiene que ser entendido y asumido.

Toluca y Pumas deben reconocer plenamente el reto en esta edición del 2016. Estos dos grandes clubes tienen historia, plantel, afición y presupuesto para conseguirla.

El futbol mexicano que nace y se nutre de la Liga MX es y debe ser tan competitivo como el que sale de Ligas como la argentina y la brasileña. Toluca y Pumas pueden presumir de tener el mismo o hasta mayor presupuesto que clubes como Boca Juniors, River Plate, Gremio de Porto Alegre y cualquiera de los otros grandes de estos dos países. Y lo mismo de quienes representen a Ligas como la colombiana o uruguaya o chilena.

Medios especializados y aficionados debemos de presionar de forma positiva para que Pumas y Toluca entiendan que importa y mucho ganar la Libertadores del 2016. Basta de actitudes mediocres.


rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo