A balón parado

¿Falta de autoridad? ¿Desinterés? ¿Valemadrismo?

Se ha llegado a un punto en el futbol mexicano en el que alguien ha decretado la ley de hacerse de la vista gorda. Un dictado que permite nadar de a muertito, sin meterse en problemas.

Pasa con lo de la supuesta investigación para explicar qué llevó al árbitro Pérez Durán a cambiar su decisión de cobrar un penalti, por la de asumir su error y reanudar el juego con bote a tierra.

¿Se sabrá algún día quién le habló? ¿Alguien puede aceptar la versión de que Pérez Durán se corrigió solito y fingió que alguien le hablaba?

Lo mismo, estoy seguro, va a pasar con Cuauhtémoc Blanco y el desafío que el partido que lo postula a la alcaldía de Cuernavaca estableció con la Liga MX al difundir ayer un video de proselitismo (ese del Temo emulando a Rocky Balboa con una muchedumbre corriendo atrás de él).

¿No se supone que Cuauhtémoc y su partido postergarían el inicio de su campaña hasta mañana miércoles, a cambio de que la Liga Mx le permitiera jugar la Final de la Copa Mx esta noche?

Pues si ese fue el acuerdo está roto. Pero nadie va a aparecer ahorita para desafiliar a Cuauhtémoc, a un día del retiro y despedida. Nadie en la FMF o en la Liga va a querer situarse como el villano coartador de libertades democráticas.

“Ya hombre, que sólo es un partido y falta un día, para qué hacerla cansada”, esa parece ser la postura oficial.

Que nadie se queje más adelante por esta falta de autoridad. Pero lo habitual es que los abusos se empiecen a generar pues todo mundo detecta esta actitud permisiva.

Nada hizo tampoco nadie de los que deben, ni siquiera un extrañamiento o un llamado de atención a la directiva del Veracruz por llevar a desfilar al equipo por las calles de Orizaba el mismo día en que su propietario, Fidel Kuri, empezaba campaña.

Y eso que el Instituto Nacional Electoral retomó el asunto y se pronunció censurando el hecho.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo