A balón parado

Extranjeros: reducción de 5 a 3 ¡No hay de otra!

Los propietarios de los equipos de la Liga MX se reunieron a principios de diciembre pasado. Estuvieron casi todos. No centraron sus discusiones o planteamientos en el tema que tantos espacios periodísticos ocupa ahora: el de los naturalizados y extranjeros que, con excepción de las Chivas, los 17 equipos restantes disponen cada torneo.

Los dueños de los equipos hablaron en esa reunión de la multipropiedad y el plazo para que se dé fin a este fenómeno, del pésimo desempeño arbitral ya tan cotidiano y de algunas otras cosas. Pero no hablaron de los extranjeros y naturalizados.

Extrañamente, algunas semanas después, a punto de que arranque este torneo denominado Clausura 2016, todos los señores directivos tienen una opinión al respecto.

Algunos, como el propietario del Pachuca, Jesús Martínez, decididamente en contra del actual lineamiento que permite un máximo de 5 extranjeros por equipo y un número indeterminado de naturalizados pues para la Liga MX éstos son tan mexicanos como los que nacieron en territorio nacional, tal como la Constitución lo define.

Se dice ahora que hay una serie de lineamientos que tanto Decio de María como Enrique Bonilla (presidente de la FMF y de la Liga MX, respectivamente), han anotado indicando que se debe de reducir próximamente el número de extranjeros.

El tema es muy sencillo. Si no se toma una medida de este tipo pronto (debería de ser para el torneo que arrancará a fines de julio o principios de agosto), los equipos (exceptuando a las Chivas), bien pudieran presentar alineaciones titulares con puro foráneo.

Lo que sí me sorprende es que una problemática tan evidente, así como la solución a la misma, no pueda ser anticipadas, discutidas y concluidas por estos pro hombres de empresa (y sus distinguidos empleados que ocupan cargos de Presidentes de equipos), con la adecuada anticipación.


rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo