A balón parado

Lo del “¡Eeeh… Puto!”. Un desafío estúpido, que venga ya la sanción

Los aficionados que acuden a apoyar a las tribunas de los estadios a la selección mexicana de futbol, está visto ya, han decidido ignorar los llamados y advertencias para que dejen de gritarle “puto” al portero rival cada que éste realice un despeje.

No les importa que por esta acción la FIFA le prohíba a la selección nacional jugar con público en su próximo o próximos partidos de local, en el estadio Azteca o en cualquier otro donde decidan jugar en territorio mexicano.

Es un desafío estúpido.

Alguien dijo que debería entenderse ya que el tema no puede ser tomado como un chiste, pero a esos miles de aficionados no les ha quedado claro que lo que están haciendo traerá sanciones muy serias que en primerísimo lugar les afectará a ellos. Luego a las finanzas de la FMF. Y, por qué no, a los jugadores mismos, pues no es lo mismo jugar un partido decisivo con el apoyo de tus seguidores a hacerlo con las tribunas vacías.

No creo ya que la FMF pueda lanzar ninguna otra campaña efectiva. Lo hicieron con un video difundido hace ya dos semanas en la que los tres porteros (Talavera, Ochoa y Corona) le piden de forma directa a los aficionados que ya le paren con ese grito.

Lo único que sigue es una sanción fuerte. La primera que va a aparecer no es ya una multa, sino la orden de jugar a puerta cerrada el siguiente partido oficial, es decir, el que se jugará contra los hondureños para cerrar la actual fase de clasificación al Mundial de Rusia, esa en la que el equipo mexicano consiguió ya su pase al hexagonal final.

Pero que la gente entienda que si el grito vuelve a aparecer, como estoy seguro pasará, lo que puede llegar es la resta de puntos… Y esto puede llevar a un cuadro trágico, pues hasta el pase al Mundial puede quedar seriamente comprometido. ¿Se imaginan que el “¡Eeeh… Puto!” dejara a la selección sin la posibilidad de ir a Rusia 2018? 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo