A balón parado

Dejemos en paz a los naturalizados

Dejemos a los futbolistas naturalizados mexicanos en paz. Por la motivación que resulte y bajo la intermediación que hayan escogido, accedieron a una nacionalidad a la que legalmente tienen derecho.

Si para muchos resulta demasiado barato o accesible adquirir el derecho a llamarse mexicano, pues que elaboren una iniciativa para cambiar lo que establece la Constitución Política Mexicana.

Lo he escrito aquí ya antes, pero lo vuelvo a hacer. En lo que sí creo que es legítimo centrarse es en el número de extranjeros que la Liga MX y el Ascenso MX le permiten inscribir y contratar a sus equipos. Pareciera que es lo mismo, pero no lo es. Algunos clubes, los más poderosos financieramente hablando, inclusive son dueños de los derechos federativos de más de cinco futbolistas extranjeros. Los que no pueden registrar en un torneo los tienen cedidos a equipos o de la propia Liga local o a competiciones de otros países.

No se ha dado de forma abierta este fenómeno, pero bien podrían empezar a contratar jugadores juveniles (como hacen el Barcelona, el Real Madrid y muchos más equipos en Europa), terminar de formarlos, naturalizarlos y debutarlos como mexicanos unos años después. Aquí también hay que reglamentar esta presencia.

En este campo de los futbolistas que recién llegan y que entran en la categoría de "extranjeros", insisto en que la Liga MX debe reducir, antes de que empiece el siguiente torneo, la cuota de 5 que se permiten como máximo a sólo 3. Y todos los que ahora expresan su inquietud y molestia empezarán a serenarse.

Tomando en cuenta que son 17 de los 18 equipos (las Chivas juegan con mexicanos solamente), los que utilizan su cuota de 5 extranjeros, cada torneo hay 85. Esto haría que sólo fueran 51... Habría que prescindir de 34 foráneos lo que automáticamente nos llevaría a una selección sobre el parámetro calidad... Además, 34 extranjeros menos que pueden naturalizarse.


rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo