A balón parado

Cruz Azul vs. sus fantasmas. Enésimo episodio

Aunque los jugadores del Cruz Azul estén muy entrenados para decir en público que el pasado ya no les pesa, y esta larguísima condena a no ir más allá del segundo lugar terminó al obtener hace un año la Copa MX, la realidad es que hasta no ganarle al Toluca la Final de la Concachampions se podrá decretar una verdad sobre el caso.

Es muy cierto que los cruzazulinos obtuvieron recientemente el referido trofeo que acaban de ganar los Tigres, pero también es una verdad contundente que el haber perdido semanas después la final del campeonato de Liga contra el América, aceptando la prórroga de última hora y perdiendo en penales, pareciera como que los volvió a marcar de negatividad en los partidos decisivos.

Como sea, resultará un ejercicio cargado de morbo contra los celestes esta serie a dos juegos que tendrá su desenlace precisamente en La Bombonera de Toluca, lo que pone aún las cosas más llamativas.

El partido de ida, que se jugará hoy en el Estadio Azul, es factible que resulte el decisivo (como en casi todas las eliminatorias a dos juegos), pues los dirigidos por Luis Fernando Tena tendrán que poner todo su esfuerzo y calidad para ganarlo. No van a contar con el que muy a menudo resulta su héroe, el portero Jesús Corona, suspendido por haber sido testigo de la bronca que se registró al final del juego contra los Xolos de Tijuana. Está en duda también el colombiano Luis Carlos Perea y el argentino Mariano Pavone.

De ratificarse la ausencia de estos últimos dos jugadores, el Cruz Azul no dispondría de gran parte de su columna vertebral y aunque tiene suplentes de calidad no hay garantía de los mismos resultados.

Del otro lado habrá un rival muy bien dirigido y motivado por el histórico símbolo de los Diablos, el paraguayo José Saturnino Cardozo. Y un plantel literalmente completo que viene jugando al mismo nivel que el Cruz Azul.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo