A balón parado

Una Copa que no puede ser menospreciada

Tigres, Atlas y Morelia tienen ya rivales en la Copa Libertadores. Los dos primeros con boleto asegurado a la fase de grupos, los michoacanos con el deber de vencer, en la ronda eliminatoria, al The Strongest de Bolivia.

Pudiera ser que los universitarios dirigidos por Ricardo Ferretti lleguen a este torneo como campeones del futbol mexicano, eso lo sabremos en dos semanas más.

Pero campeones, subcampeones o simples semifinalistas los Tigres tienen recursos de sobra para plantearse el objetivo que se le ha negado siempre a los equipos mexicanos. El tema con ellos, se sabe, es que se lo tomen en serio.

Una muestra concreta de ello es que, aunque parezca un equipo con un plantel sobrado, realicen el esfuerzo que hasta ahora ningún otro club del país con el boleto en el gran torneo continental ha realizado: reforzarse pensando en plantear dos equipos muy competitivos, pues se sabe, la Liga es irrenunciable.

Es tiempo ya de que se demuestre que los equipos mexicanos pueden ganar la Libertadores.

Creo que del lado del Atlas y del Morelia también hay una empresa muy solida y seria, que ha asumido con irreprochable responsabilidad su inmersión como propietaria de equipos de futbol.

Pero el punto es que en Televisión Azteca se convenzan de que vale la pena apostarle, si no a los dos clubes que administra porque resultaría casi un despropósito financiero, cuando menos a uno de ellos. Sea el Atlas o el Morelia, pero la televisora se puede apuntar el objetivo de ganar la Libertadores.

Soy de la idea, y lo he expuesto aquí en los últimos años, de que para que un club nacional gane este torneo debe contar con facilidades de calendario y no nada más con la voluntad de hacerse del título. Así que espero que se faciliten las cosas a los tres que se ganaron el boleto y no actitudes que sólo impliquen complicaciones.

Tigres, Atlas y Morelia son representantes de sí mismos, pero también de toda una Liga y todo un futbol que merece y necesita ya un logro internacional de ese tamaño.   

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo