A balón parado

Consenso no hay, y no va a haber

Si algo puede medirse de manera inobjetable es que el mundo del futbol mexicano está dividido en torno a la decisión de designar al sustituto de Miguel Herrera al frente de la selección.

La opción Ricardo La Volpe, que parecía muy aventajada, fue impugnada abiertamente por Jorge Vergara, el propietario de las Chivas... Habrá que ver si éste tiene la influencia que en algún momento tuvo, creo que ya no, pero de cualquier manera no me parece sano que el tema esté generando tanto comentario encontrado.

De las últimas horas se destaca también la posición de la directiva del Pachuca, que insiste en que se le debe de insistir al argentino Marcelo Bielsa.

Y si todos los involucrados (propietarios y presidentes de equipos), hablaran sobre cuál es su candidato, seguramente saldría una lista demasiado larga.

Urge cerrar este tema antes de que se salga de control. Si no se procede de esta manera, quien finalmente sea designado como entrenador nacional llegará demasiado desgastado y cuestionado, sin la confianza plena que requiere ese puesto.

Pero si nos atenemos a lo que declaró en diversos medios ayer Santiago Baños (el director de selecciones nacionales avocado a atender los asuntos deportivos), están un poco distantes de hacerlo. El ex auxiliar técnico de Miguel Herrera afirmó que no habrá entrenador sino hasta el viernes de la próxima semana.

Eso es demasiado tiempo.

Me consta que lo único que está generándose, además de esta división de candidatos, es un nerviosismo e inquietud extrema entre entrenadores que han sido mencionados, como Ricardo La Volpe y Ricardo Ferretti.

¿Qué más necesitan saber Guillermo Cantú, Santiago Baños y Decio de María para postular uno o dos candidatos y entonces consultarlo con quien deben hacerlo?

¿Qué están buscando? ¿Generar consenso? Eso ya no va a suceder.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo