A balón parado

Congruencia, señor Codesal. Eso sí está en sus manos…

Se necesita que pase un poco más de tiempo para que el trabajo que llevan a cabo desde hace algunos días Edgardo Codesal y Gilberto Alcalá con los árbitros del futbol mexicano, arroje resultados positivos.

Conociendo muy de cerca cuando menos a uno de ellos (a Gilberto con quien compartí como comentarista y amigo grandes y muy buenos momentos), estoy seguro que ayudarán de forma sustancial al propósito de tener un mejor arbitraje en la Liga MX.

No uno infalible ni perfecto, que eso no existe, pero sí para que llegue uno donde imperen criterios parejos y se actúe con lógica y con más aciertos que errores.

Esto, por lo demás es lo que deberían de propiciar y desear todos los sectores que dan forma y participan del futbol, pues es lo que más conviene. Ahora bien, mientras esto cobra forma, habrá que exigirle a quien designa a los árbitros cada jornada, congruencia y sentido común. Esos valores sí están al alcance de sus manos en estos momentos.

El señor Codesal se comprometió a que los árbitros con mayor experiencia (habría que añadir mejor estado de forma), serían los encargados de dirigir los partidos de los equipos involucrados en la lucha por no descender.

Este anuncio lo hizo el lunes de la semana pasada. Cumplió en los partidos Chivas vs Pumas y en el Veracruz vs Puebla… Pero no lo hizo en el de Querétaro vs Leones Negros. Y justo en este último partido es en donde se presentó el mayor error al marcar Miguel Ángel Flores, un penal por una falta inexistente en contra del equipo visitante. Con ese penal los universitarios perdieron, originando la consabida protesta de sus integrantes.

Y lo que reclamaron Alfonso Sosa, el entrenador, y compañía fue precisamente lo que pido líneas arriba: congruencia. Miguel Ángel Flores no es, por mucho, ni el árbitro en mejor estado de forma ni el más experimentado. Y no puede decir nadie que no hay cuando menos tres o cuatro buenos árbitros en activo.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo