A balón parado

Para los Chivas ilusos, una dosis dolora de realidad

Para los que llegaron a dudar de las terribles falencias de las Chivas de esta temporada, con José Luis Real o con Ricardo La Volpe al frente, el partido de ayer contra el Monterrey, como muestra.

Necesitaban ganar los rojiblancos para meterse a la Liguilla, con la suerte de su lado, pues todo lo que requerían para llegar vivos a las 17 horas de ayer se registró. Todo estaba a su alcance. Pero no pudieron.

Quisieron, pero es tan reducido su potencial que ni siquiera en su estadio, ante una gran entrada con miles de simpatizantes que casi llenaron el Omnilife, pudieron.

Es tan pobre su propuesta y el talento que exhibe el equipo más popular y más ganador del futbol mexicano, que tampoco importó enfrentarse a una escuadra que había perdido toda razón de existir en esta campaña, pese a que si hubieran ganado por diferencia de siete goles los clasificados hubieran sido ellos.

La Volpe ganó un partido de los cuatro que dirigió este torneo. Uno más lo empató y dos, en fila, fueron derrotas. Y sin embargo, el propietario del equipo Jorge Vergara, parece que apostará por su continuidad. Creo que haría muy bien si toma esta decisión pero tendrá que trabajar ya en conseguir refuerzos adecuados, sobre todo en posiciones ofensivas.

Las Chivas requieren mediocampistas que generen juego de ataque, por todos lados, pero sobre todo extremos o volantes por las bandas que encaren, que lleguen a la línea de fondo, que provoquen desequilibrio por su habilidad y velocidad. Esto habitualmente nace con un contención que no sólo sepa robar pelotas y defender sino que sepa cómo construir acciones que dañen al rival.

Lo de ayer fue patético. Necesitaban meter un gol para ganar y, ante una defensiva que no se caracteriza por su extrema seguridad, no pudieron. Si yo fuera La Volpe, o Francisco Palencia (que dirige el proyecto deportivo), empezaba ya a intercambiar jugadores por otros con las características que se necesitan para armar un proyecto atractivo y ganador. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo