A balón parado

Chivas y Almeyda: “Muchas gracias, Dorados”

Si no estuviera Dorados tan de capa caída, acumulando cuatro derrotas en los cuatro partidos que se han jugado en el torneo, sin poder hacer un solo gol, seguramente ya Jorge Vergara hubiera despedido a Matías Almeyda de la dirección técnica de las Chivas.

El proyecto del entrenador argentino sobrevive, hay que decirlo tal cual, por la extrema debilidad del principal rival de los rojiblancos en la lucha por el no descenso de categoría.

No se mantiene Almeyda porque de manera objetiva se pueda documentar un avance ni porque se pueda argumentar una esperanza.

No veo jugar mejor al Guadalajara con las incorporaciones de Carlos Gullit Peña y Orbelín Pineda, que lo que lo hicieron hacia el final de la temporada pasada cuando si bien se desinflaron en la liga tuvieron los arrestos de coronarse en la Copa MX.

Habrá quienes mencionen que no ha pasado el tiempo suficiente para que estos dos cotizados refuerzos empiecen a pesar, pero alguien debe indicarles a ellos, al entrenador y a los demás integrante del primer equipo, que los tiempos de las Chivas son más cortos.

Con tres empates y una derrota (esta última ante los Monarcas, otro de los equipos que quieren evitar irse de la Liga MX), es muy complicado poder verle algo bueno a un plantel que no ha jugado todavía contra equipos que arrancaron muy bien el campeonato, como el Pachuca, Monterrey o el León.

Aprovechando esto de que los casi descendidos Dorados le quitan presión a Vergara, él y su gente de confianza tendrá que resolver qué le ocurrió a un proceso que había arrancado de forma tan prometedora, con aquella victoria a mediados del torneo pasado en la cancha del estadio Azteca ante el América.

Todo iba bien o muy bien. El equipo jugaba de forma ofensiva, ataba jugadas en ataque, defendía bien, construía variantes... Pero de pronto, todo empezó a difuminarse. Y nadie explica qué ha pasado.

Si no resuelven esto, la fidelidad a Almeyda que tanto ha pregonado el dueño de las Chivas, no sirve de nada.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo