A balón parado

"Chicharito", Ochoa, Guardado, Osorio y las renuncias de Messi y Hodgson

Cuando la gente tiene dignidad, respeto por su profesión, por los profesionales con los que trabaja y por supuesto, por los aficionados para los que trabaja, pero no obtiene buenos resultados, no tan simplemente pero enfundados en el más valioso traje, el del profesionalismo, se retiran.  No hay de otra.

Y quizás esta sea una asignatura pendiente en nuestro país. Que a nuestro futbol lleguen personalidades tan honestas como eficientes en su trabajo. Que reconozcan sus errores y que comprendan que luego de un determinado número de fracasos lo decente, lo leal, lo realmente profesional es hacerse a un lado y dar paso a nuevos proyectos y estrategas.

Hoy vivimos una más de esas amargas despedidas que ha traído consigo este verano, Roy Hodgson dijo bye a un proyecto de poco más de cuatro años al frente del banquillo de la selección de Inglaterra, recientemente superada por el equipo de ensueño de esta Eurocopa: Islandia. Lo mejorcito que se le pudo ver a Hodgson fue la clasificación a cuartos de final de la Eurocopa 2012, después de eso, nada. Y ¿cuál es el resultado? Su renuncia inmediata.

¿Por qué es tan difícil encontrar en nuestro futbol dirigentes que, en primera ofrezcan un proyecto integral en beneficio de nuestra selección nacional y en segunda, se retiren con dignidad cuando dicho proyecto falla? ¿Falla el proyecto? ¿Fallan los que toman decisiones? ¿Fallamos nosotros, los que no exigimos?

¿Qué habrá pensado el señor Juan Carlos Osorio cuando se enteró de la renuncia de Hodgson? ¿Y ahora que le den las gracias a Vicente del Bosque tras el agotamiento del tan exitoso modelo español?

Y más allá de Osorio, ¿qué habrán dicho o pensado Chicharito, Ochoa, Guardado y compañía cuando se enteraron de que Lionel Messi renunció a la selección por no poder consolidar un campeonato?

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo