A balón parado

El América y la decisión de no renovar a Mohamed

¿Por dónde empezar a analizar lo que pasa en este América que se prepara para enfrentar la final del futbol mexicano contra los Tigres?

   ¿Qué es lo que ha llevado a un club con un rendimiento tan exitoso en los últimos dos años a vivir una realidad marcada por la tensión que genera la decisión de no renovar el contrato al entrenador que, guste su estilo o no, los ha llevado a una nueva final?

   La sanción disciplinaria interna al lateral Paul Aguilar, que sacude por inoportuna también a este club, parece una historia menor al lado de la otra.

   Todo indica que Antonio Mohamed no seguirá como entrenador, aunque gane el campeonato el domingo. Y todo indica que su sucesor será el uruguayo Gustavo Matosas, que hizo bicampeón al León con un estilo de juego ofensivo y espectacular.

  Una versión oficial no hay. Y es que el tema es casi inabordable en público. El recurso que le ha quedado al máximo responsable deportivo del equipo, Ricardo Peláez, es hacerse un tanto el desentendido de este rumor y apelar a la concentración de su gente, aduciendo que un enemigo externo los quiere desestabilizar.

   Dando por sentado que esto es un hecho me parece absolutamente válido que una directiva decida cambiar de entrenador pese a que éste termine por darles el campeonato. Es legítimo que no guste su estilo, su forma de manejar el vestidor… Y es legítimo también que guste más el estilo y las formas de otro entrenador, uno que justo hace unas semanas rompió su compromiso con el equipo con el que alcanzó el éxito.

El punto es que debieron y deben encontrar la forma en la que esta decisión se maneje lo más transparentemente posible, empezando por el actor principal de esta historia, que no es otro que Mohamed.

   Hasta ahora el argentino parece haber manejado todo muy bien, con madurez absoluta y resignación, pero sin perder de vista que lo mejor que le puede pasar es retirarse del club que, al parecer ya no lo quiere, como campeón.  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo