Toco y me voy

La presión de nada sirve

La imagen de Luis, Chapo Montes encarando a aficionados el fin de semana pasado, previo al partido con América es un claro reflejo de lo que el León vive en estas fechas:

El equipo está lleno de presión y eso de muy poco parece que sirva.

Cuando los aficionados, desesperados porque su equipo consiga resultados, se reunieron para pedirle a sus jugadores respeto a los colores. Vino esta escena que invita a la reflexión.

El Chapo Montes les recordó que estaba por jugar contra América y que no hace mucho el equipo estuvo una década en el descenso, les dijo que ellos trabajan por salir del fondo y que lo están dejando todo. Había presión y hartazgo en el rostro del de Juárez.

Irremediablemente la presión termina por hacer daño a quien la recibe. El temor a equivocarse y a volver al círculo que los ha hundido, no permite que se trabaje con calma, los de talento irremediablemente se atreven menos. El temor al fracaso se potencia.

En el partido pasado el equipo se puso el cuchillo entre los dientes para saltar a la cancha. Pelearon por todo y a pesar de que tuvieron una expulsión, se mantuvieron en la pelea y la posibilidad de llevarse los tres puntos existió hasta el final.

Pero para que el talento fluya, hace falta liberar la presión. Sin duda que el primer punto para liberar esa presión es la consecución de resultados. Pero bien vendría en estos momentos hacer uno con el equipo, como sucedió cuando se salió del descenso.

Se pedía entrega y por eso creo que nadie puede recriminar, Elías Hernández se fue exhausto de la cancha. Y al final todos terminaron así, no se consiguió el triunfo pero las sensaciones fueron más positivas que negativas.

Viene la Copa, donde las cosas han resultado mejores para León. Hay que confiar en que avanzar en ese torneo sea de impacto positivo para la Liga y no al revés. El campeonato de Copa ya se escapó una vez y sería más que un bálsamo ponerlo en las vitrinas del León en este torneo.

Amigo aficionado: La directiva ya anunció que no habrá cambios, que se morirán con lo que hay en el equipo y será mejor volver a las bases; aunque suene a lugar común ir partido a partido, dejar de pensar en el milagro de la calificación.

Mejor pensar en ganarle a Cruz Azul y después será lo que tenga que ser.

Nadie sale a perder y nadie le estorba más volver a tropezar que a los que salen a la cancha. Mejor esperar el próximo partido antes que la próxima temporada y las cosas irán mejor. Lo platicamos cuando la pelota haya vuelto a rodar.

twitter.com/quique_nava