Toco y me voy

El camino al infierno

De buenas intenciones está lleno el camino al infierno, dicen por ahí.

Hoy, el León amanece como el peor equipo del futbol mexicano y es necesario dejar que se sienta el golpe. León en poco menos de medio año vuelve al fondo y de nuevo alumbra la esperanza de un milagro que lo ponga a soñar con estar dentro de los primeros ocho.

Y es que yo fui uno de los que me convencí de las formas que mostró León en algunos momentos del pasado fin de semana ante Santos, sobre todo en el segundo tiempo. Pero no alcanza con las muestra y con las intenciones hoy se necesita más.

Quedan 10 jornadas de torneo y los verdes no puede volver a fallar, otra vez el agua al cuello. Sí, otra vez.

No sé si quepa hablar de las sensaciones o eso sea de otros torneos, también de tristes recuerdos. León nos enseñó cosas interesantes pero está claro que un punto de 12 disputados en casa, es para reprobar a cualquiera: jugadores, cuerpo técnico y directiva, el que usted elija.

Jesús Martínez, en la previa de su cumpleaños, dijo que tiene fe en el equipo; desafortunadamente esto es tan de números que más que fe y temas teológicos, tendrá que mostrarse en la cancha.

Hoy vuelven al trabajo, con Recodo que engrosa la enfermería y con Osvaldo, preocupado por los calambres que siente. Por cierto, a ver si de Mejía nos cuenta algo el club, que ningún daño hace tener información oficial por delante de los rumores. Por grave que sea lo del colombiano; es mejor saber, que no saber.

Hoy son último lugar de la clasificación y si no se logra una racha cuasiperfecta, como la del torneo pasado, habrá más rasgaduras de vestidos; que de por sí, ya hay varios por los rumbos del estadio León.

Por último, no quiero dejar pasar el tema de lo sucedido en el Estadio de Veracruz. Está bueno el chisme de redes sociales de lo que dijeron Tuca, Gignac o Kuri, es cierto. Pero lo que es vergonzoso y siempre lo será es que no se acaba la idea de pensar en el odio por los colores diferentes.

En todos los estadios de México, el nuestro no es excepción, se gritan tonterías y ofensas que de verdad no les encuentro el propósito. No debemos olvidar que el del futbol es un tema de esparcimiento y que de violencia en este país nuestro estamos más que saturados.

Nos leeremos en una semana, en cuanto la pelota vuelva a rodar.

twitter.com/quique_nava