Con ton y son

El sabio Alejo

El sabio Alejo me dejó un instructivo de vida. Él ya no está en este mundo desde hace dos años, pero en un afán de guiar a los suyos, me dio algunas recomendaciones técnicas por medio de Sir. Alex Ferguson.

Alejo Alcalá era el papá de mi Cynthia. Un tipo entrañable que se ganó el aprecio de los de su alrededor… en mi caso, a pesar del relativo poco tiempo que convivimos. Era muy culto, más allá de su área médica. Sabía de futbol y veía los deportes. Dice mi Cynthia que porque a través de los partidos, se escabullía de la realidad, y vivía su lado humanista. Y como dicta la vieja costumbre, una que otra vez se enojaba frente al televisor.

Por medio de él, fue que el Sanborns de Plaza Mayor, en León, se vio en la necesidad de destapar una televisión para poder instalarla en la zona del restaurante. Los partidos del tricolor, ahí, debían ser imprescindibles, ¿ven cómo hasta de trucos mercadológicos conocía? Justamente ahí lo conocí cuando yacía en la cena de un jueves con dos mesas repletas de familia… otra unión que logró.

Cuando hablábamos, regularmente lo hacíamos sobre futbol, donde perdía la coherencia que todo médico presume: “Esa selección no juega a nada”, me dijo un día. ¿Qué pensaría ahora del proceso de Juan Carlos Osorio?, ¿Con qué palabrerías de convencimiento le responderíamos nosotros a sabiendas de que seguimos narrando la misma historia de siempre?

En su sabiduría, antes de partir me regaló un manual de vida. Curiosamente, tenía la misma costumbre que yo: dar libros en fechas importantes. Es sencillo, aportas a la vida del otro y recomiendas un camino a seguir. Por eso, supongo, me dejó envuelto en celofán un libro denominado Juegos, adiestramientos y prácticas, con un prefacio de Alex Ferguson.

Aquel libro decidí no abrirlo tras conocer su partida. Lo hice esta semana, a dos años de su adiós, y me encontré con un método para vivir bien lo que nos resta. Quizá el dato se lo debiéramos hacer llegar a Juan Carlos Osorio, a Ricardo Antonio La Volpe, al ‘Tuca’ Ferreti y compañía. Cuenta los pasos a seguir en el mundo del futbol… nos ejemplifica con Davor Suker, Ariel Ortega y Marc Overmars… y su luminoso ejemplo en la órbita del balompié mundial.

Quizá así, podamos entender más la metodología de la vida… y el futbol, narrada a partir de los textos; siguiendo la pauta, pronto quién quita y se consiga el afamado quinto partido, o en Confederaciones dejemos de quedarnos en el borde.

Hay personas sabías circulando por el mundo que dejan su legado, como Sir. Alex Ferguson, o como Alejo Alcalá, que más que pedir la instalación del plasma en el Sanborns, logró degustar el futbol como nadie… y ese ejemplo nos dejó. “Viví para contarlo”.

oscar.jimenez@milenio.com • twitter@OscarJiSa