Con ton y son

Época de leyendas

Las disciplinas deportivas tienen momentos en que las leyendas se unen, se fusionan. Pasa en todos los lugares y en todos los deportes. En el raquetbol no es la excepción; somos afortunados de vivir una época en donde México se encuentra en los cuernos de la luna: las fieles y galardonadas mexicanas son Paola Longoria y Samantha Salas.

El ranking mundial de la especialidad señala que las mexicanas dominan el orbe. Paola Longoria encabeza el listado con un total de 368 unidades, mientras que Samantha Salas es tercera con dígitos de estruendo de 208 totales. Sólo, en medio, se les atraviesa la estadounidense Rhonda Rajsich.

Estamos en tiempos –desde hace algunos años- en los que México es potencia en la categoría. Incluso, por ahí del puesto 26 del ranking mundial también aparece la mexicana Jessica Parrilla reclamando su lugar.

En el caso particular de Samantha Salas existe ese siempre injusto claroscuro en el deporte; para su causa resulta trágico compartir época con Longoria, pues aunque en dobles el mismo ranking oficial señala que son las mejores del mundo, su trayectoria se ha visto acompañada de las comparaciones y seguimientos paralelos a la ya definida marca 'Paola Longoria'.

Pero Salas ha hecho de las suyas. Hace poco ganó el torneo conmemorativo con el nombre propio de Paola y se mantiene en la pugna directa de manera constante por las medallas; ya es campeona panamericana, centroamericana y dice, lo único que le resta ganar por convicción personal es una medalla dorada en el Campeonato Mundial.

Samantha Salas vive una época contradictoria del raquetbol mexicano, donde por un lado se topa de frente con Paola Longoria en la cima, pero por el otro, sabe que la misma presencia de Longoria no le ha permitido acaparar los reflectores que todo deportista quisiera. Pero las aventuras con la raqueta continuarán luego de una pausa, dado que recientemente la nacida en la ciudad de León, Guanajuato, se sometió a una ya necesarísima cirugía en el hombro derecho que se encontraba destazado.

Así, la raquetbolista regresó a la ciudad de León apenas el día de ayer tras la intervención quirúrgica para someterse al proceso de rehabilitación. En León ha reencontrado con sus raíces, donde comenzó a subir los escalafones del deporte juvenil y de donde se fue, hace nueve años, por falta de apoyos rumbo a Nuevo León.

Samantha Salas ha vuelto a León, y con el hombro 'rehecho' tendrá en unos meses el retorno a los cuernos de la luna... donde México domina, y donde el objetivo le sigue siendo claro: ser la mejor en una época de leyendas.

Twitter: OscarJiSa
oscar.jimenez@milenio.com