Con ton y son

¿Cómo se ayuda?

Uno de los tópicos que fácilmente podrían abonar a la grandeza de un equipo de futbol, es su colaboración y empatía con las causas sociales; por su poder de convocatoria, el balompié mexicano puede –y debe- hacer mucho, pero hay algunos cuantos que no dan el paso convincente.

Estas semanas han sido complicadas para el continente, para el país. Incluso, el año ha sido tormentoso y este septiembre arreció. Los clubes de la Liga Mx, en su mayoría, despertaron rápido y han puesto manos a la obra; los últimos partidos de Copa Mx fueron la oportunidad ideal para recolectar víveres y apoyar a damnificados por los recientes desastres naturales. Así lo hicieron Morelia, Necaxa, Pachuca, Pumas, entre otros.

Se sumaron personalidades importantes del medio como Javier Aquino y André-Pierre Gignac, que incluso junto a ‘Kolo’ pudieron llevar a cabo una colecta en Monterrey, recaudando camiones que de inmediato salieron rumbo a Oaxaca. Otro gran ejemplo lo dio América, con el anuncio de la disposición de la taquilla del Clásico Nacional para afectados.

Así se han unido la mayoría de los equipos mexicanos. Chivas, por su parte, se involucró en encontrar al hombre que había colocado la bandera en pie tras los derrumbes en Juchitán, Oaxaca. Aunque por algunos fue criticado el hecho y la persona ya había sido entrevistada con anterioridad por cadenas de medios de comunicación, el aporte del chiverío era con tintes positivos de ayuda.

¿Y León?, ¿Qué pasa con León?

La Fiera de Grupo Pachuca es uno de los contados equipos que no aparecen en el margen de apoyo a los damnificados de México y el Caribe, aún cuando es una institución de arraigo y tradición en el futbol mexicano.

La directiva no anunció ninguna implementación. Y al menos a los leoneses, nos resultaría motivo de orgullo saber que el equipo que representa a una ciudad y cuyo poder económico es equiparable a cualquier otro equipo importante de Liga Mx, se une a la causa. Pero no ha sido así.

Ahí les van algunas ideas: el siguiente compromiso en casa es ante los hermanos Tuzos, y ahí existe una forma de unión. Mauro Boselli puede cantar su gol 100. Aprovechen el 100 y agréguenle algunos ceros. Las entradas se siguen cobrando con normalidad… y pudieron haber costado lo mismo, pero en especie.

Recuerden que sumarse a las causas sociales también le abona a la grandeza de un club. Y en México, ya no queremos tener clubes chiquitititos.

oscar.jimenez@milenio.com • twitter@OscarJiSa