Desde el gimnasio

Un deporte individual

Ahora que México a nivel competitivo está teniendo un auge de triunfos en el físicoculturismo nacional e internacional, como una modalidad de referencia cada vez se posicionan más los equipos conformados o la proyección de marcas o patrocinadores, lo cual sin duda es un aliciente para los atletas que sin embargo, no deberían perder de vista que se trata de una disciplina individual y que el mérito de sus logros es eminentemente personal.

Si bien en este mismo espacio hemos aplaudido los esfuerzos de diferentes agrupaciones y empresas que patrocinan y apoyan a los competidores a quienes se les está abriendo un excelente camino para recibir apoyos económicos o en especie para sus competencias y cada vez hay más ganadores que ingresan a la fila del profesionalismo dentro de la IFBB, en mi opinión personal ningún “team”, ni el posicionamiento de ninguna marca, ni mucho menos el nombre del preparador o “coach”, debe estar por encima del nombre del atleta, como lamentablemente sobre todo en redes sociales comienza a suceder.

Cada vez suenan más fuertes las menciones de los “teams” y por desgracia no necesariamente gozan del mismo posicionamiento los nombres personales de los atletas e incluso en algunos ámbitos comienza a pregonarse que para ganar algunos títulos es importante estar adherido a determinado equipo.

Es cierto que el apoyo de la familia, del entrenador o preparador, de los gimnasios o clubes que acogen a los atletas y de las marcas y empresas patrocinadoras son muy importantes para el logro de los objetivos individuales de los competidores y evidentemente sobre todo en cuestión de imagen son relevantes, pero nunca rebasando el nombre principal del único protagonista que es quien levanta los fierros, se alimenta sanamente, se prepara mental y emocionalmente y es quien se luce en la tarima.

Al ver las redes inundadas de diferentes “teams”, me preguntaba si en los 70´s hubieran presentado al siete veces Mr. Olympia como Arnold Schwarzenegger by Joe Weider o en este siglo por poner un ejemplo decir Ronnie Coleman by Charles Glass, como actualmente sucede en México.

Es indudable que existen buenos preparadores y “coaches” en nuestro país, unos mejores que otros, pero yo mismo he visto atletas que cambian de entrenador esperando mejores resultados y no lo logran, como algunos otros que se quedan siempre con el mismo y han tenido grandes logros, lo cual sin duda es una evidencia de que la experiencia y conocimientos que pueden ofrecer algunos de los gurúes del físico, es tan sólo una parte del éxito y finalmente los resultados dependerán del esfuerzo, dedicación, apego a las indicaciones y genética del competidor.

Hagamos entonces homenaje a los que lo merecen que son los competidores y esperemos que más de uno haga leyenda y ponga en alto su nombre individual en este deporte personal, más allá de la marca que los patrocine o de quien los prepare, ya que talento hay y mucho en este país.

 

Twitter @omarcervantes67