Desde el gimnasio

Que cada uno demuestre sus ventajas

A raíz de mi artículo de la semana pasada titulado “¡Dejen en paz al físicoculturismo mexicano!” recibí algunos comentarios que vale la pena mencionar, con la aclaración de que en ningún momento he pretendido criticar a ninguna organización en particular, sino que sólo expreso el sentir de muchos atletas que me han manifestado su petición, para que los diferentes promotores dejen de pelearse y mejor cada quien se dedique a lo suyo y sea con trabajo limpio y no con ataques, como cada uno pueda tener mayores o menores atractivos para los deportistas.

Por principio de cuentas debemos reconocer que sólo hay un organismo federado que cuenta con el aval de las autoridades deportivas mexicanas y es filial de la IFBB, la liga internacional con mayor proyección en el mundo y esa es precisamente la Federación Mexicana de Físico y Fitness, que encabeza Francisco Cabezas Gutiérrez, y que entre otros certámenes organiza el Clásico Mr. México y Srita. perfección que llevan ya 62 ediciones, los campeonatos nacionales y otras fechas para novatos y veteranos que, sin temor a equivocarme, es la organización que mayor número de atletas aglutina.

Este año, algunas asociaciones locales como las del DF y Querétaro, que legalmente aún son parte de la FMFF, encabezan un grupo disidente que ha comenzado a promover eventos alternos a los oficiales de la federación y han creado la Asociación Mexicana de Físicoculturismo y Acondicionamiento Físico, afiliados a la Nabba, que es un organismo internacional amateur y que en México está encabezado por Víctor Hernández, que entre otros organizan a partir de este año el Sr. México, clasificatorio para el Mr. Universo de esa agrupación mundial.

Adicionalmente aparece en la década de los 2000 la marca Musclemania, que en México está representada por Ricardo Rueda y además de tres magnos eventos nacionales, desde hace un par de años ha franquiciado a diversos estados este espectáculo, que está más dirigido a modelaje y belleza y que es parte de la empresa internacional que preside Louis Zwick, con un montaje similar en todos los continentes.

Por otra parte hay promotores privados, que de acuerdo a sus intereses organizan eventos, ocasionalmente avalados por la FMFF y en algunos casos de forma independiente.

Así que hay suficientes opciones en el país y cada una tiene su oferta concreta para los atletas, razón por la que el clamor de los físicoculturistas es que cada uno se concentre en lo suyo y no haya más ataques públicos y mediáticos que lo único que hacen es dividir al deporte y que sea cada competidor en particular el que decida a cuales eventos asistir y participar.

Finalmente, es un hecho que todos los grupos tienen intereses comerciales y económicos, existen favoritismos y es un deporte de apreciación, por lo que en la competencia entre ellos cada uno tendrá que ver cuál es su valor agregado para convocar al mayor número de participantes y ganarse el prestigio de los mejores eventos nacionales.

http://twitter.com/omarcervantes67