Desde el gimnasio

El camino fácil

Lo bueno de la cultura fitness y wellness en el mundo y México no es la excepción, es sin duda la proliferación de gimnasios, la evolución del deporte para profesionalizar el servicio y los soportes de información al alcance de todos en internet.

Lo malo, abundan cada vez más quienes buscan “el camino fácil” para logar un cuerpo escultural y con ello hay una creciente tendencia de los gurúes que surgen y ofrecen resultados pronto, la industria de los complementos que oferta productos “súper poderosos” y con una mercadotecnia que hace creer a los usuarios que tienen una receta mágica y, lamentablemente, el uso cada vez mayor y cada vez más irresponsable, de esteroides anabólicos y hormonas.

Es por ello que insistimos en que la única fórmula, la que recomiendan los grandes profesionales de este deporte, necesariamente debe combinar el entrenamiento intenso, la alimentación inteligente y balanceada, así como la asesoría de los verdaderos guías y especialistas que hablan con la verdad y con conocimientos.

Adicionalmente, este trabajo disciplinado y constante, además de cuidar la salud, hará que los clientes ahorren muchos pesos y si van a usar algún tipo de sustancia complementaria o producto sustituto, lo hagan buscando efectividad y no sean presa de la mercadotecnia internacional de la industria de los suplementos alimenticios y de los esteroides.

Conozco jóvenes que gastan miles de pesos en suplementos, acuden a la tienda de su preferencia como si fueran a hacer despensa y compran todo lo que se les ofrece o lo que vieron anunciado en las revistas, sin saber siquiera si hay productos que entre sí son antagónicos y que es contraproducente tomarlos combinados y sin tener la menor idea de lo que es “la canasta básica” que cualquier asesor serio recomendaría sin necesidad de grandes inversiones.

Igualmente conozco muchos clientes de gimnasios que comienzan a usar esteroides sin haberse hecho un estudio médico previo, sin conocer la farmacología de cada producto, sus efectos y sus alcances, algunas veces porque leyeron de un “gran ciclo” en una página de internet o porque algún amigo se los recomendó y además, como si a mayor uso hubiera mejores resultados, aumentan las dosis para ver si logran resultados más rápido y sin saber siquiera el riesgo en que ponen su organismo. Este deporte es maravilloso pero requiere de mucho esfuerzo, constancia, disciplina, conocimiento y un cuidado integral de la salud, por lo que los gimnasios, los entrenadores, los establecimientos de suplementos y los proveedores de esteroides, deberían tener un sentido de la ética más claro, cuidar a sus clientes y asesorarlos debidamente, haciéndoles entender que no existe el camino fácil.

http://twitter.com/omarcervantes67