Desde el gimnasio

Una asociación llena de anomalías

Contrario a lo que debería ser una asociación civil deportiva que pretende ser promotora y ejemplo de buena conducta deportiva, la Asociación de Físico y Fitness del Estado de Puebla que preside Mauricio García Castillo, se ha distinguido por ser una entidad que viola diversos códigos, reglamentos y leyes que están por encima de su organismo.

La última violación, misma que puede hacerlos merecedores  a una sanción, es el uso indebido del logotipo oficial del Comité Olímpico Mexicano en sus eventos publicitados como Mr. Ciudad de Puebla y Mr. Puebla Nacional, en el que aparece el águila estilizada y los cinco aros olímpicos en la parte superior del diseño, pasando por alto una carta de exhorto en la que el citado órgano deportivo le pidió a la FMFF retirar de su propagada este símbolo debido a que es propiedad industrial y marca registrada de esta asociación civil que ordena el olimpismo en el país.

El pasado 25 de abril, en la carta firmada por el secretario general del COM, Pedro Cuervo Aja, se le solicitó a Francisco Cabezas Gutiérrez en su calidad de presidente de la FMFF que no se usara el logotipo por los motivos expuestos, basados en sus estatutos artículo 6 y 7, que prohíbe a las federaciones deportivas utilizarlo, salvo permiso expreso y excepcional autorizado por el presidente del organismo nacional, Carlos Padilla Becerra.

Desde entonces, la FMFF y casi todas las asociaciones estatales del país acataron el exhorto del COM con excepción de Puebla que en apariencia, mientras reclaman a sus afiliados respetar los estatutos internos, ellos mismos incumplen diversas pautas oficiales, como el caso particular del fisicoculturismo, que difícilmente podría ser aceptado en virtud de no ser un deporte olímpico y por la prevalencia del uso indiscriminado de esteroides.

De igual manera y pese a una carta oficial en la que la CONADE como máxima autoridad deportiva en México, se establece que la FMFF está impedida para vetar competidores, Mauricio García Castillo está obligando a los atletas que compiten en sus eventos a firmar de conformidad una hoja membretada falsa, firmada presuntamente por algún funcionario de la IFBB en la que contrario a los derechos y cumplimiento de las leyes deportivas mexicanas, se les amenaza con sancionarlos en caso de participar en eventos no organizados por ellos.

Ha trascendido también que el carnet internacional de juez que García Castillo publicó haber recibido en el pasado campeonato nacional de julio, no tiene validez en virtud de que la última vez que el presidente de la AFFEP fue examinado para acreditarse fue en el 2010, en el campeonato mundial femenil y en ese entonces tuvo una calificación muy por dejado de los mínimos aceptados por su federación internacional, razón por la que se la ha negado ese documento que en meses pasados dijo haber recibido en un evento sin la presencia de las autoridades de la IFBB y de manos de su presidente de la FMFF, lo cual ha despertado muchas suspicacias en torno a la veracidad de los hechos.

Lamentablemente un deporte que de por sí carga con muchos estigmas y no es valorado en su justa dimensión como lo es en otros países, en la ciudad de Puebla por hechos como estos, pierde cada vez más credibilidad y seguidores además de las múltiples fallas y favoritismos que presenta en sus eventos organizados por esta asociación, la cual por cierto está también haciendo uso indebido del nombre “Mr. Puebla” que es una marca registrada de la cual no tienen los derechos.

http://twitter.com/omarcervantes67