Desde el gimnasio

Vigorexia

Aunque médicamente no ha sido aceptada como enfermedad, sí hay quienes lo consideran como un síndrome cada vez más frecuente en jóvenes entre 18 y 35 años, y es cada vez más comentado entre los asistentes a un gimnasio, le denominan vigorexia.

No existe una definición científica pero algunos la describen como un trastorno mental, en el que la persona se obsesiona por su estado físico hasta niveles patológicos, tienen una visión distorsionada de ellos mismos, incidiendo directamente sobre su conducta alimentaria y sus hábitos de vida, caracterizada por realizar una actividad física extrema, abandonando las relaciones sociales y descuidando otros aspectos de sus actividades.

Establecen también algunos artículos que la adicción al ejercicio se acompaña de una ingesta exagerada de proteínas y carbohidratos, y el consumo abusivo de sustancias como esteroides anabolizantes, con el fin de aumentar la masa muscular y conseguir un cuerpo musculoso, es un trastorno que también se conoce como complejo de Adonis, anorexia invertida o dismorfia muscular.

A pesar de que no existen aún los criterios diagnósticos para poder establecerla como enfermedad y por consiguiente tampoco quizás hay una forma de tratamiento o cura, algunos terapeutas la abordan como uno más de los trastornos de la conducta alimentaria, cuyo origen pudiera ser de carácter emocional o autoestima.

Con la reserva de que los especialistas realicen más estudios al respecto, quienes estamos vinculados con la vida cotidiana de un gimnasio sí podemos corroborar que desafortunadamente la máxima clásica de “mente sana en cuerpo sano”, en muchos casos si sufre distorsiones, y es un área de oportunidad para todos quienes participamos en este importante sector social.

Uno de los factores que seguramente impacta en esta obsesión que algunos y algunas usuarias desarrollan para transformar sus cuerpos, definitivamente tiene su origen en la mercadotecnia y en los modelos que las revistas especializadas promueven como inspiración para quienes deciden incursionar en el mundo del fitness y el wellness.

Si bien somos partidarios de que la población en general modifique sus estilos de vida, es importante que la atención que le demos a los usuarios incluya los aspectos físicos, alimentarios y mentales de forma equilibrada, para que cualquier exceso o indicio de una distorsión del rumbo positivo, sea encausado debidamente.

http://twitter.com/omarcervantes67