Desde el gimnasio

Siempre hay intereses extradeportivos

La semana pasada que anuncié que este año en lo personal no participaré como promotor de eventos de físicoculturismo, luego de haber organizado en los últimos años cinco Copas avaladas por la federación mexicana y en el 2014 la realización de Musclemanía Puebla, por supuesto más de una persona me ha preguntado si hay algún motivo de fondo y me piden que les de mis impresiones de ambas organizaciones y del pleito cupular entre sus directivos.

Evidentemente si mi incursión en esa faceta de mi actividad la hubiera hecho como periodista encubierto, tendría mucha información muy interesante para todos los que conformamos este medio deportivo, no obstante, con ética y agradecimiento por lo que he podido realizar, sólo puedo compartir que todas las organizaciones deportivas que conozco, sin excepción, tienen muy claros intereses extradeportivos y en este caso la FMFF, Musclemanía México y otras más están incluidas en esta afirmación.

Como alguna vez me comentó off the récord mi amigo el “FreakinRican” Ifbb Pro Gustavo Badell, “este negocio es como un consorcio con intereses muy claros, mientras sigues las reglas del juego de los patrocinadores, de las revistas y los medios que lo publicitan y de los dueños de la liga, eres un buen empleado y te va bien, de lo contrario simplemente pasas de moda, te empiezan a marginar y llega el momento que no eres nadie”.

Este comentario me lo hizo el puertorriqueño luego de haber llegado al top 5 del Mr. Olympia, el máximo evento internacional de la IFBB Pro y muy consciente de que un latino, al menos en este momento, no entra en los planes de los dueños de la organización para ganar un evento de esa naturaleza y sólo conserva un buen cartel en la medida que es un atractivo para el público de ese origen en el mundo y en los Estados Unidos.

Lo mismo pasa en México, son diferentes nombres de eventos, diferentes organizaciones y mismos intereses que al final hacen que ellos entren en confrontación y lo único que hacen es dividir y confundir a los deportistas mexicanos a quienes les diría que busquen los eventos que les sean atractivos a sus propias expectativas y tengan los pies en la tierra y recuerden que esto es un estilo de vida.

Yo seguiré abogando por un deporte limpio y con valores en todo sentido, comenzado por el cuidado de la salud física de los atletas, quienes deben cuidarse en sus dietas, ciclos de esteroides y todo lo que este deporte implica, porque al final, ni sus patrocinadores, ni en algunos casos sus preparadores, ni mucho menos las organizaciones deportivas, responderán en caso de sufrir alguna de las consecuencias del alto rendimiento de esta maravillosa disciplina.

http://twitter.com/omarcervantes67