Desde el gimnasio

México en la piel

Como la canción de Luis Miguel, “México en la Piel”, así han puesto los jugadores de la Selección Nacional a todo el país con su sorprendente actuación en el Mundial Brasil 2014, particularmente en su último juego ante los anfitriones, que lo tienen a sólo un empate de avanzar a la siguiente ronda.

Cuatro años de decisiones federativas equivocadas que incluyeron pésimas relaciones de algunos técnicos con la prensa, con la afición y con los seleccionados, cambios excesivos de entrenadores, intereses comerciales por encima de los deportivos y una crisis que llevó al tricolor al repechaje y a la renovación total de la plantilla, desde los directivos, timonel y jugadores, quedaron borrados esta semana cuando en la cancha, los pupilos de Miguel Herrera salieron con el corazón por delante y sacaron un empate a Brasil, de la mano del jugador más vitoreado, Guillermo Ochoa.

Gracias a ese empate y al triunfo del primer juego con Camerún, hoy el tricolor ha revivido la ilusión del jugador número 12, la afición, que espera al menos un punto ante Croacia el lunes a las 15:00 horas para avanzar a octavos de final en contra de la mayoría de los pronósticos críticos que presagiaban una catástrofe para el balompié mexicano y que al contrario de lo que han vivido España e Inglaterra al quedar eliminados, en el caso mexicano a partir de hoy se vive de facto un “puente laboral” sábado, domingo y lunes.

Seguramente este “fin de semana largo” estará lleno de apoyo para el conglomerado azteca, aunque sin duda también en materia comercial y de mercadotecnia, es la oportunidad de que todos los productos relacionados al tricolor, incluyendo la extraña camiseta roja con la que saltaron a la cancha esta semana, se agoten por completo.

Hoy, mientras españoles e ingleses están de luto por el rotundo fracaso de sus equipos en Brasil, para México el futbol es fiesta, celebración y casi, casi, religión, hasta en los lugares más despoblados saben ya que Memo Ochoa es el héroe nacional del año, que el “Piojo” Herrera es como el salvador de la nación, Oribe Peralta el hombre más seguido en el país y el resto de los convocados son algo así como los apóstoles aztecas del siglo XXI.

Estos jugadores mexicanos han demostrado que cuando hay pasión, entrega, determinación y ausencia total de complejos, jugando al tú por tú como lo hicieron con Brasil, sin nada que perder y mucho que ganar, las sonrisas se dibujan en los aficionados y los puntos se acumulan y los tienen al borde del cuarto juego, cuando casi todo mundo esperábamos su regreso después de la primera ronda.

¡Disfruten el puente futbolero y que gane México!

http://twitter.com/omarcervantes67