Desde el gimnasio

México en el Míster Olympia

Hasta el Medio Oriente, en el Reino de Barhein, cerca de Arabia Saudita, tres mexicanos estarán hoy compitiendo en el Mr. Olympia Amateur 2013 organizado por la oficina asiática de la IFBB, en un evento de gran nivel competitivo de donde han surgido algunos atletas que de esa plataforma han dado el brinco al máximo evento profesional, el Joe Weider Mr. Olympia.
Con el auspicio de la FMFF, tres Mr. México estarán representando a nuestro país en las categorías ligera, media y pesada, cerrando con broche de oro un gran año para cada uno de ellos en esta oportunidad histórica de pisar una pasarela muy seria y competida de nivel internacional, en un continente del cual en la década de los ochentas el león libanés, Samir Bannout, al ganar el Mr. Olympia, abrió las puertas al mundo.
El mexiquense Eduardo Jiménez en categoría ligera y los regiomontanos Eleno Álvarez González en media y Eduardo de la Cruz en pesada, son nuestros tres representantes que tras un largo viaje estarán dando lo mejor de cada uno y sumando los nombres a los mexicanos que cada vez son más quienes llegan a estos niveles de competencia.
Apenas hace un par de semanas en el Tijuana Pro, Luis Manuel “Charro” Lomelí asombró a los jueces internacionales dando una cerrada pelea en la categoría profesional en la que tuvo el honor de posar al lado del ganador y ex Mr. Olympia, Dexter Jackson, a quien en algunas comparaciones, sobre todo por sus poderosas y estriadas piernas, el mexicano dejó asombrado.
En ese mismo evento entregaron nueve carnets profesionales por lo que México cada vez avanza más y tiene mayores proyecciones en el corto y mediano plazo en un deporte que hasta hace algunos años estaba muy devaluado, fuera del medio competitivo local.
La evolución del físicoconstructivismo y el fitness en México ha dejado claro que el talento humano existe, que el espíritu de guerreros y guerreras aztecas es el que ha llevado a nuestros internacionales a las alturas y a que cada vez más jóvenes que ingresan a las filas de estas disciplinas se inspiren en ellas y ellos que son, las primeras leyendas mexicanas.
Si los deportistas nos ponen el ejemplo, si los empresarios cada vez más invierten recursos patrocinando eventos y competidores, si el crecimiento y multiplicación de gimnasios en México es una realidad, la cereza en el pastel para un verdadero desarrollo sería que los directivos de las asociaciones unan esfuerzos, dejen sus pugnas e intereses personales a un lado y permitan la libre competencia, en lugar de seguir vetando jóvenes, como recientemente ha hecho la asociación de Puebla, coartando el derecho de atletas a preparase y participar.