Desde el gimnasio

Controversial iniciativa en EUA

Una medida adicional para restringir aún más el consumo y venta sin receta de diversas sustancias que pudieran ser consideradas esteroides anabólicos ha sido lanzada en Estados Unidos el pasado 11 de diciembre cuando se presentó una iniciativa de ley que, de ser aprobada por el Congreso, estaría teniendo un impacto directo en la industria de los suplementos y complementos alimenticios.

“Ampliar la lista de sustancias definidas como ‘esteroides anabólicos’; autorizar al Fiscal General de Estados Unidos para emitir una orden temporal añadiendo una droga u otra sustancia en la lista de los esteroides anabólicos; imponer mayores penas a criminales y civiles por posesión o tráfico de cualquier esteroide anabólico, o producto que contiene un esteroide anabólico, a menos que lleve una etiqueta que identifica claramente el esteroide anabólico por la nomenclatura utilizada por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada y, autorizar al Fiscal General para recopilar datos y analizar los productos para determinar si contienen esteroides anabólicos y estén correctamente etiquetados”, son algunos de los temas contenidos en esta iniciativa que entraría en vigor en 2015.

En otras palabras esto quiere decir que se negará la patente de venta a cualquier empresa que elabore suplementos con algunas de las nuevas sustancias que serán añadidas en la lista y con lo cual se estima que afectará a la industria americana en al menos de 2 a 5 billones de dólares anuales.

Y mientras en Estados Unidos se amplían las medidas para la venta, uso y tráfico de esteroides, lamentablemente en México es un hecho común la oferta indiscriminada de estas sustancias en el mercado legal, en internet o en el mercado negro, sin ningún tipo de regulación y con la ilusa creencia de que los antidopings son una medida de control, lo cual en primera instancia no lo hace ni en el nivel competitivo en el que todos los atletas se ingenian métodos para engañar los resultados y tampoco en el nivel de uso cotidiano en personas amateurs o principiantes, donde hay cada vez más falta de ética y responsabilidad para prescribir estos fármacos sin ninguna supervisión o los debidos cuidados, con lo que se está dañando cada vez más la salud de nuestros deportistas, sobre todo en el físicoculturismo, aunque no es exclusivo de esta disciplina.

Esperemos que esta medida en el vecino del norte ponga a reflexionar a nuestras autoridades de salud, de deporte y a nuestros legisladores, para que se regule el uso de estas sustancias y su venta indiscriminada.

En este espacio aprovecho para desearles unas fiestas saludables, mis mejores deseos para la Navidad y mis más altas intenciones para mis lectores en el 2015. Me despido con este artículo hasta enero próximo y agradezco su preferencia a mis espacios en Milenio Puebla.

http://twitter.com/omarcervantes67