Cambio de juego

¿Momento para exigir o de exigirnos?

Pocos imaginaron que el fin de semana en el que, se supone, se jugaría la jornada número 10 de la Liga MX, sería tan triste, nada más y nada menos que no hubo partidos. Esto debido a que los árbitros se negaron a pitar, con el fin de exigir que se les respete y se cumplan los reglamentos. Están en todo su derecho.

Parece que esta pausa sirve para que las exigencias salgan a la luz o se haga énfasis en ellas. Todos tenemos cosas que exigir.

A los Directivos se les exige tomar decisiones correctas para que todo marche bien en cada equipo o Comisión. A los árbitros, que sean profesionales y hagan un buen trabajo, que no cometan errores "groseros". A los jugadores, que "suden la camiseta" y que "sientan los colores". A la afición, que apoye en las buenas y en las malas. A los medios de comunicación, que sean objetivos.

Es un buen momento para exigir, ¿cuándo nos preocuparemos por dar? ¿Por tener autocrítica y analizar lo que podemos mejorar, cada uno, en su papel?

¿Cuándo no existirán más los directivos que solo piensan en sus propios intereses y no en los del futbol mexicano?, ¿los silbantes que quieren protagonismo?, ¿los jugadores que fingen faltas, reclaman cada acción o agreden?, ¿los aficionados que generan violencia?, ¿los integrantes de los medios que perdemos objetividad?

Cuando cada parte hagamos lo que nos toca, no será necesario exigirle al otro. Estaremos más cerca del "juego limpio" que tanto pedimos.