Tiempo de compensación

La sorpresiva paciencia de Vergara

El último gran gozo que Chivas había dado el año pasado fue aquel duelo que perdió 1-0 contra Pumas, en el que fue superior, pese a la amargura del tropiezo.

Después de eso, el equipo parecía perder forma. El goleador Omar Bravo se había secado, Carlos Salcedo y Raúl López se desenchufaron del buen desempeño que los llevó a los primeros planos en el futbol nacional y a la mirada de clubes extranjeros.

Ahí, se creía que Vergara, apelando a su historial, daría gritos y manotazos y le enseñaría la puerta a Matías Almeyda, un técnico que les dio una cara distinta desde la novena jornada del Apertura 2015. Pero no, aguantó, y hoy esos instantes de sosiego le han dado buenos resultados, porque Chivas muestra dinámica, garra y sobre todo, obtiene puntos, que al final en estos momentos es el objetivo.

Por ahora, todo marcha bien.

Los procesos siempre tendrán altas y bajas, y eso es lo que también se le decía a Vergara, quien rompía con todo cuando algo no le gustaba. Ojalá lo haya entendido. “Me esperé, la clave era paciencia para que este proceso diera resultados”, nos dice Jorge al respecto, y luego, con la misma emoción reitera que “los he visto muy bien, un equipo muy completo, que ha cambiado en estos últimos partidos”.

¿Será que Chivas siga por el buen camino? ¿Veremos a Matías Almeyda hacer huesos viejos con el Rebaño? ¿Los jóvenes aguantarán la presión?

En torno a Chivas hay muchas interrogantes.

Carlos Salcedo también ha vuelto a las barridas precisas y a la marca férrea. Al menos así lo demuestra con los rojiblancos, aunque con la selección Sub 23 no anduvo bien. El mismo Vergara lo respalda: “En Chivas no lo está (distraído), espero que no le pase aquí, no sé lo que pasó en la selección Sub 23, pero acá está muy concentrado”.

Esperemos que el equipo tapatío y elementos como Salcedo, López, y la ya famosa Chofis no tengan esos altibajos que sufren de repente, y que tanto han afectado al equipo. Y que Vergara logre establecer un proyecto a largo plazo, porque material lo tiene, y si no, esperaremos el momento en el que el empresario, quizá, tenga que decir adiós al balompié, porque a su afición se le agota la paciencia.

 

minelliatayde@yahoo.com.mx

twitter@MINELLIATAYDE