Tiempo de compensación

La presión de 'Marche'

Sometido a su urgencia de puntos, América ha sido el blanco perfecto para muchos, porque aquellos que aseguran que un equipo de dicha prosapia no puede caminar en la Liga con apenas 7 puntos de 18 posibles, más aún que no muestra un funcionamiento espectacular, lo atacan con saña. Hasta ahí, Ricardo La Volpe, directiva y jugadores pueden no desgarrarse con las críticas, pues al final, todavía hay en juego 33 unidades, la Liguilla es alcanzable y si en lo que resta del torneo se sacuden el polvo, podrán olvidarse de los juicios que se hacen ahora. Sin embargo, hay presión. La soberbia del entrenador le nubla los ojos y quiere ocultar que a su equipo le falta mucho. Además, la actitud que tuvo Agustín Marchesín al final del duelo de Copa contra Coras, así lo delata. El portero no ha tenido el debut de ensueño con la playera amarilla. Desde que llegó se le colgó una mala etiqueta por las declaraciones que hizo sobre que nunca jugaría en las Águilas. El chiste es que, después del duelo mencionado, el arquero contestó algunas preguntas. De pronto, un reportero le cuestionó con amabilidad (lo llamó Marche), ¿Es el Clásico la oportunidad de cambiar los abucheos por aplausos?”. El portero sonrió, levantó el pulgar y se marchó. El periodista lo alcanzó para aclararle que su pregunta no era personal, sino general, algo que atañe a todo el equipo, y Marchesín, con cierta molestia, preguntó: “¿Quién te mandó a reventarme?”. La tensión fue mayor, y entre dimes y diretes cada uno tomó su camino. Son detalles que dejan claro que los americanistas se sienten incómodos con la crítica que, hasta ahora, puede ser pasajera si se reponen en lo que resta del torneo y a Marchesín deberían decirle que así es el ambiente en un equipo como el azulcrema.  

twitter@MINELLIATAYDE