Tiempo de compensación

La difícil silla del arbitraje

Errores humanos, sin más, disculpables. Con esa bandera caminan los árbitros no solo de México, sino del mundo. En nuestro país siempre ha sido un tema candente, de poca tolerancia y mucha crítica.

Ahora que Edgardo Codesal dejó la dirección del área técnica de la Comisión de Arbitraje, tras el enojo de algunos árbitros que lo señalaron, Héctor González Iñárritu, su presidente, sigue en búsqueda de alguien que ocupe el puesto, pero para su mala fortuna, ya hay quienes le han dicho que prefieren mantenerse fuera de este organismo, entre ellos Arturo Brizio. Aunado a eso, Marco Rodríguez también se desmarcó, y aunque a Brizio no le han llamado, tampoco le interesa. En el caso de Armando Archundia lo desilusionó que en elgún momento mostró un proyecto, incluso con ideas de aprender de europeos, pero nunca recibió respuesta. Así que ahora, no lo ve viable, pues también está ocupado con otros proyectos. A estos personajes no les agrada la forma en que algunos jugadores o directivos han tratado a los hombres de negro, los insultos, las malas señas o la forma de los reclamos. Esto, entre otras cosas más. Para la Comisión también se han hablado de extranjeros. El salvadoreño Roberto Sibrian está en la lista, pero lo que se han preguntado los expertos es si el futbol de aquel país se asemeja con lo que se vive en México. Es distinto, y eso podría complicarle en sus funciones, aunque tampoco es imposible. El español Fernando Tresaco no fue árbitro, fue asistente, ahí también hay detalles de discrepancia. Habrá que ver qué otras opciones tiene González Iñárritu, quien se ha topado con un trabajo complicado, no solo para elegir a otro en el cargo, sino en toda la labor con el arbitraje.

twitter@MINELLIATAYDE