Tiempo de compensación

Él determina su límite

Es uno de esos delanteros que no gusta a todos. Muestra garra, es rematador, pero está lejos de encantar con una de esas jugadas vistosas, de driblar, de ‘crear magia’, como dicen algunos. Pero su estilo le ha funcionado, y hoy Eduardo Herrera es considerado en selección mexicana aun por encima de un atacante de renombre como Oribe Peralta.

Ya le había dado confianza en el Tricolor Miguel Herrera. Lo llevó a la Copa América de Chile, ahí donde más que ganarse un lugar, perdió partidos, pues en su primer encuentro como titular dejó ver varias carencias, el balón le rebotaba en el cuerpo en lugar de dominarlo.

Parecía que sus días estaban contados con la playera verde, pero el atacante se alejó de todas aquellas críticas, pulió algunas carencias, y regresó a escena. Lo volvieron a considerar, ahora el entrenador Juan Carlos Osorio.

Hace unas semanas, parecía lejana la posibilidad de dejar atrás a las figuras de siempre en el Tricolor, pero lo consiguió, gracias al esfuerzo y trabajo que ha realizado; porque en su mente, -según nos dice el mismo Lalo-, siempre ha tenido esa idea de que más allá de la competencia, él es el único que puede determinar sus alcances.

“Es muy difícil tener un lugar, porque son muchos jugadores de élite que buscan una posición, la lucha y la competencia creo que es más con uno mismo, porque si uno está en un buen nivel las oportunidades van a llegar, y eso es lo que he tratado de trabajar para que me consideren, incluso para jugar un Mundial”.

Y al final, el atacante afirma: “estoy muy contento por las experiencias que he tenido desde el año pasado, de debutar en selección, he tenido minutos, ir a Copa América, es un sueño el estar vistiendo esta camiseta y tengo objetivos pendientes, los cuales uno busca y sueña, como jugar el Mundial, eso me ilusiona mucho, el ser parte de esa selección para llegar al Mundial de Rusia”.

No les gustará a varios, pero es goleador, y sigue en su camino, en busca no del reconocimiento de sus detractores, sino de la mejora como futbolista. En eso es en lo que cree Eduardo Herrera. La confianza de Osorio la tiene, ahora tendrá que buscar minutos para lucir sus cualidades, porque la competencia no era solo Oribe, ahí está Javier Hernández, tan querido y efectivo. 

 

minelliatayde@yahoo.com.mx

twitter@MINELLIATAYDE