Tiempo de compensación

Lo que les dejó la Confederaciones

Se esperaba mucho más de la selección mexicana en la Copa Confederaciones. El sufrimiento de tal magnitud no estaba presupuestado. La historia es bien conocida, y queda poco que aportar a lo que tantas vueltas se le ha dado.

Lo que sí, es que parece que a algunos de esos futbolistas mexicanos no les perjudicó en demasía. No como se esperaba. A Andrés Guardado le salen ofertas de España, cuando, a ojos de muchos, se tenía la idea fija de que su recorrido europeo terminaría con el PSV de Holanda, y después tomaría la generosa oferta de la MLS.

El de Rusia no fue su mejor certamen. No logró lucir y aún así se le abrió una puerta.

Y la oferta que más se espera es la que hagan por Guillermo Ochoa. El mexicano, con el respeto debido a los clubes en los que ha militado, se merece algo más que ser el salvador del Ajaccio de Francia, el suplente en el Málaga o el más goleado en el Granada de España. Sus torneos como selección mexicana le deben dar un plus importante. Si bien no se aprovechó su actuación en el Mundial de Brasil 2014, ahora los latigazos con los que impresionó en Confederaciones sí debe explotarlos su agente y conseguirle un club en el que pueda tener una historia distinta a las ya mencionadas.

Mismo caso es el de Raúl Jiménez, quien se ha dicho, lo pretende el Everton de la Premier League. Ojalá, por el delantero que así sea, pero esto se vislumbra como uno de los miles de rumores que han acechado a los mexicanos que militan en Europa. Aquello de que ofrecen 50 millones de euros es lo que lo hace ver como un mero chisme. Raúl no ha logrado ser indiscutible en Europa, aunque ha tenido lapsos muy positivos. La Confederaciones no adornó sus mejores cualidades.

Habrá que ver adónde van a parar estas piezas del cuadro verde, y otras más como Miguel Layún. Ojalá, por ellos, que realmente no los salpique la escalofriante crítica que ha destrozado al Tricolor.

twitter@MINELLIATAYDE