Tiempo de compensación

Lo que no gustó de Hermosillo

Varios se han cuestionado por qué Cruz Azul no incluye a Carlos Hermosillo en algún puesto directivo. Es lo lógico, así lo ven porque el Grandote de Cerro Azul es un histórico de la institución, muy querido por la afición celeste y tiene bases en ese trabajo, lo estudió y ha ejercido en roles similares.

Se ha dicho que esta figura no puede llegar al club porque no tiene una buena relación con Carlos Hurtado, el promotor que, se especula, mueve los hilos de La Máquina.  Puede ser una razón.

Pero más allá de eso, a los altos mandos no les agradó que en su momento Hermosillo se vinculara con partidos políticos, con personajes de ese ámbito, que creara ciertos intereses y nexos. Esa es una de las razones fuertes que en su momento alejaron a Hermosillo de Cruz Azul, al menos eso fue lo que reveló hace tiempo una fuente cercana a la directiva celeste.

Hermosillo se incorporó en 2003 a la Comisión Nacional del Deporte como  subdirector del Deporte. Enseguida, llegó al equipo del entonces candidato del PAN a la presidencia de la República, Felipe Calderón Hinojosa. Luego, lo colocan en la presidencia de la Comisión Nacional del Deporte. Incluso, fue candidato a diputado federal por el XVI Distrito Electoral Federal de Veracruz, con sede en Córdoba.

Pasados los años y aquellos tiempos, y ya con un Hermosillo que no está muy ligado a las cuestiones políticas se le podría abrir la puerta como una opción para cambiar el largo periodo de disgustos y tormentos cementeros.  Aunque  la serie de críticas que ha hecho hacia el trabajo del presidente de La Máquina parecen alejarlo aun más de alguna silla azul.

twitter@MINELLIATAYDE