Tiempo de compensación

"Memo" y su peor pesadilla

Apenas echó una mirada al suelo y de inmediato levantó la cara, pero el semblante no cambiaba. Guillermo Vázquez se notaba triste por la caída de Pumas en la Final, porque no alcanzó la garra y el coraje de los suyos para imponerse a Tigres.

Esas características en el rostro de Memo se asemejan a lo sucedido en el Clausura 2013, cuando dirigía a Cruz Azul y perdió la Final en un dramático episodio, en el que América igualó el marcador con 10 hombres, forzó a los penales y se les fue la copa.

Para esta temporada, mi compañero Adolfo Díaz Rufo y yo, tuvimos como invitado a Vázquez en el programa de La Afición. Un tipo serio, humilde, que sonreía junto a su hijo cuando se hacía alguna broma, me dejó una grata imagen. Ya en la entrevista, con todo el profesionalismo y sinceridad por delante, aceptó que aquel partido en el estadio Azteca había sido el más doloroso de su carrera. Porque estuvo cerca de la admiración celeste, de terminar con la sequía, y en cambio muchos lo señalaron como uno de los responsables del caos.

Entonces, cuando aquel día quedó grabado entre sus peores recuerdos, el del domingo pasado, puedo afirmar, dolió aún más, porque Memo siente un cariño especial por la institución, porque ahora era él quien le daba vuelta a un marcador con tintes de hazaña, porque con la poca inversión que hicieron para este torneo (Fidel Martínez, Marcelo Alatorre y Alejandro Castro), estuvo cerca de quitarle la corona a un club que gastó casi 30 millones de dólares para conformar su plantilla.

Por cierto, en este tema económico, después de la derrota contra Tigres, me encontré en los pasillos de Ciudad Universitaria a una persona muy cercana a la directiva puma, que me comentó la posibilidad de ir por refuerzos para el equipo, pero los buscarán a préstamo para no elevar el presupuesto. Y aunque quieren mantener a la mayor parte del plantel, no descartan que Chivas siga con su interés en Eduardo Herrera, quien tiene un costo superior a los 7 millones de dólares.

Habrá que ver qué pasa en los próximos días en el plantel auriazul, los proyectos, cómo se recuperan los jugadores, sobre todo, el técnico. Después de eso, ahora sí, podrán comenzar a planear.

Memo se enfrentó con su filosofía en la máxima expresión, encontró en Tigres un sistema defensivo, el mismo que implementó él en la mayoría de los pasajes de esta Liguilla, y después de todo, Tuca, el maestro, le ganó la partida.  

 

minelliatayde@yahoo.com.mx

twitter@MINELLIATAYDE