Tiempo de compensación

Esperan renovar esta semana a Sambueza

La pasión y el éxito no solo se dan en la cancha, sino también fuera de ella. Los directivos son pieza clave en el funcionamiento de un equipo, porque hay que saber de futbol para elegir a las piezas correctas, ser muy avispados para los negocios y apasionados para ganarle la partida a otro conjunto que pretenda al mismo jugador.

Y entre los mejores del futbol mexicano está Ricardo Peláez, el presidente deportivo del América, a quien he entrevistado en varias ocasiones. De esos momentos, se han desprendido pláticas interesantes, mismas que me dejan en claro la seriedad con la que se maneja, es un tipo de carácter fuerte, decidido y astuto.

Peláez sabe cuándo sacar la cartera y con quién. Algunas fuentes, aseguran que, si no pasa nada extraño, si de último momento no le hacen una oferta extraordinaria, esta semana firmaría la continuidad de Rubens Sambueza. “Todo va por buen camino para ambas partes”, afirman. Y es que, el jugador se ha convertido en pieza clave del cuadro de Coapa y por ello, Ricardo no dudó en ser flexible respecto a lo que pide, que es más de un año de contrato, lo que implica más dinero.

Pero es en estos casos cuando el directivo no repara en gastos, a diferencia de cuando Gustavo Matosas (con él, el cuadro amarillo fue campeón de la Concacaf) le pidió refuerzos, cambiar a la mayoría de la plantilla, una situación fuera de tono, en la que tuvo que tomar determinaciones importantes, como darle las gracias al entonces timonel.

También hay quienes lo han señalado por estos acontecimientos, porque antes, tuvo diferencias con Antonio Mohamed, con quien América salió campeón de Liga. Según las versiones, Peláez ya había negociado en plena Liguilla a su sucesor (Matosas).

Se suma lo sucedido con Cuauhtémoc Blanco, quien no se ha cansado de decir que gracias a Ricardo no pudo retirarse de las canchas con la playera amarilla. Me platican algunos allegados a las altas esferas americanistas, que el Cuau nunca se ha acercado a ellos para hablar del tema. Aquí ninguno se hace responsable, pero esa es historia aparte.

Aun así, Peláez tiene toda la confianza de sus altos mandos porque resurgió a un América que se hundía. Diseñó un proyecto con un técnico al que no se le tenía toda la confianza como es Miguel Herrera, y los hizo levantar la copa.

Con Ignacio Ambriz, a quien muchos no le daban ni dos meses como timonel de las Águilas, el conjunto está en semifinales, va por su tercer título de Liga con Peláez como cabeza, un logro que no todos pueden presumir.

 

minelliatayde@yahoo.com.mx

twitter@MINELLIATAYDE