Tiempo de compensación

El más Bravo de Chivas

Entre tanto golpe, Chivas no ha logrado cristalizar un ídolo desde hace mucho tiempo. Si bien Omar Bravo se llevó las palmas al convertirse en el máximo goleador del chiverío, le ha faltado esa identificación con la tribuna, el carisma de los de antaño. Pero de que es figura, eso es inobjetable.

Preguntándole a Jorge Vergara del tema, no le gusta cuando minimizan el trabajo de algunos de sus elementos, como el caso del mismo Bravo, a quien incluso, le renovó contrato hace poco.

Él insiste en que aquellos señalamientos son “infundados”, y tras una breve pausa dice con seguridad que “tenemos al (Carlos Peña) Gullit, a Orbelín (Pineda), a Omar Bravo, tenemos varios jugadores que son, no figuras, sino súper figuras”.

En ese entendido, Omar Bravo ha asumido el rol de líder en un momento apremiante para el Rebaño con la situación del descenso, en el que los buenos resultados han caído a cuentagotas y por supuesto, no alcanzan para lograr los objetivos.

El chiste es que, se ha rumorado que al interior del cuadro tapatío algunos se han disgustado por la manera en la que Bravo lleva la batuta de un grupo. Como ya se sabe, se enojó en alguna ocasión porque él piensa que ciertos compañeros se enfocaron tanto en su idea de emigrar a Europa que descuidaron detalles en el funcionamiento del equipo.

Además, con el respaldo total de Vergara, el mochiteco también ha tratado de orientar a uno que otro por otras cuestiones mínimas. Dentro de esas palabras, les pide mayor entrega, sobre todo a los jóvenes, que pongan empeño a su trabajo, y la entrega total que le deben a sus colores.

Así que, el delantero está tomando muy en serio su papel de capitán. Hasta ahí está bien, eso hacen los jugadores de experiencia aunque a algunos no les parezca. Pero también, debe pensar que en este momento Chivas requiere de unión, tal y como se vio el domingo pasado en el Clásico frente al América, y para ello también debe luchar por la armonía. Algunas de sus formas son las que han calado hondo. Otros más, le guardan respeto total por los años que ya lleva como rojiblanco.

En la cancha, Omar no logró concretar, y ahí también es en donde se debe demostrar liderazgo, no solo con palabras. Incluso, en su caso, con goles debe poner el ejemplo. Ser la guía para levantarse en la adversidad, eso es lo que le ha faltado al atacante para que le cuelguen la etiqueta de ídolo. 

 

minelliatayde@yahoo.com.mx

twitter@MINELLIATAYDE