Hablemos de Beisbol

Otra vez el dominio del poder sobre el pitcheo y la velocidad

No cabe la menor duda, y como dice el párrafo de la canción mexicana, siempre caigo en los mismos errores, y digo esto porque otra vez el beisbol de las Grandes Ligas le ha apostado a que predomine el bateo sobre el pitcheo y la velocidad.

Y como muestra palpable de esto están los juegos de la Serie Mundial de la cual hablaremos con más detalles adelante, tal parece que no han entendido en Grandes Ligas el mal que le causa al beisbol este tipo de juegos en que predomina el poder, tal parece que no recuerdan el problema mayúsculo de la década de los 80-90's en que se crearon grandes monstruos con el uso de anabólicos o sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento, y basta recordar el show que eran los derbys de cuadrangulares, en que los aficionados se embelesaban con peloteros como Barry Bonds, Mark McGwire o Sammy Sosa, todos ellos castigados y que posiblemente nunca entren al Salón de la Fama.

Bueno, pues ahora quién sabe qué nuevos trucos se han valido a lo mejor nuevas sustancias no detectadas o pelotas adulteradas como se dice que ha sucedido en la Serie Mundial, a este respecto, el as de Houston, Justin Verlander, ha declarado que al firmar pelotas ha sentido en ellas algo raro.

Pero no es nada más en la Serie Mundial esta demostración de poderío, en la temporada que acaba de concluir, se conectaron 6,105 cuadrangulares, que rompió la marca de 5,693 que se impuso en el año 2000; pero igualmente se dieron nuevos récords individuales para novatos de la Nacional y de la Americana.

En la americana el novato que posiblemente se lleve el trofeo, el toletero de los Yankees, Aaron Judge, conectó 52 cuadrangulares, con lo cual rompió el récord de 49 del aludido Mark McGwire en 1987, y también en la Nacional el novato de los Dodgers, Cory Belinger, conectó 39, que rompió el récord de otro grande, pero sin sustancias, Frank Robinson, que conectó 38 en 1956; en el primero pasaron 30 años y en el segundo 59, está bien que los récords se hicieron para romperse, pero de esta forma.

Ahora veamos lo que pasó en la Serie Mundial, en 5 juegos se han conectado 22 cuadrangulares, que es otro récord.

En el primer juego, 3 cuadrangulares, en el segundo 8 jonrones, con el cual se rompió el récord de 7 en 1989 entre Oakland y San Francisco, en el tercero solo 1, en el cuarto 3 y en el quinto otra vez 7, a este ritmo en el sexto podrían conectarse entre 3-5, esto porque seguramente el pitcheo de relevo le darán palos.

Otra vez mal manejo del manager del Dodgers, el cual, en un batazo del tercer bate Justin Turner, que pego doble, y viniendo el cuarto bate lo manda tocar y lo falla, esto sin outs, la otra falla fatal, fue otra vez dejar a su relevista K. Jansen lanzar 2 entradas, y lógico, resultó el perdedor, recordemos que ya fueron dados de baja J. Girardi y Dusty Baker de Yankees y Washington.

Clara ventaja ya para Houston, pues sólo necesita ganar uno de los dos que faltan y mañana irá su estrella Justin Verlander.