Hablemos de Beisbol

Salón de la Fama

Este 6 de enero se nombrarán a los nuevos miembros del Salón de la Fama del Béisbol de los Estados Unidos. El Salón fue inaugurado el 12 de junio de 1939, esto después de 36 años en que se empezaron a llevar las estadísticas como las actuales y lo que se ha denominado la era del beisbol moderno.

El recinto se encuentra en el pueblito de Coopertown de Nueva York de sólo 2 mil habitantes y queda a 312 kilómetros, a casi 4 horas en autobús y tiene también un pequeño estadio llamado Doubleday donde se juega un partido en esta ceremonia.

El recinto fue hecho por la fundación Clark, que es la propietaria de la marca Singer; en su primer año fueron inmortalizados Ty Cobb, Babe Ruth, Honus Wagner, Christy Mathewson y Walter Johnson, creo que para mí hasta la década de los sesentas estos peloteros marcaron huella y por ello fueron los primeros, actualmente el Salón alberga a 303 miembros entre peloteros, managers y directivos; en este Salón sólo hay diez peloteros latinos: Roberto Clemente, Martin Dhigo, Juan Marichal, Luis Aparicio, Rod Carew, Orlando Zepeda y Tony Pérez.

Este 6 de enero pueden ser elegidos diez nuevos miembros de unas papeletas que contienen treinta y cuatro peloteros, decimos diez porque cada uno de los seiscientos periodistas especialistas en beisbol pueden votar diez veces; los más seguros para entrar a dicho Salón serán entre 3 y 5 peloteros, para un servidor y de acuerdo a sus trayectorias y estadísticas estos serían los elegidos y 3 de ellos que aparecen en la papeleta por primera vez son un cincho para entrar.

Randy Johnson, jugó 21 temporadas, ganó 307 juegos contra 166 derrotas con un 3.29 en carreras limpias, además gano cinco Cy Young, el único con 300 o más ponches en cuatro temporadas consecutivas, sublíder de ponches con 4,135 y sublíder en ponches en una temporada con 372, sólo uno debajo de Nolan Ryan aunque Randy lo hizo en 249 entradas.

Pedro Martínez, el dominicano jugó 18 temporadas en las que gano 219 juegos y perdió 100, con un fabuloso 2.93 en carreras limpias y además ganó tres Cy Young, Pedro se convertirá en el décimo primer latino en estar en el Salón.

El otro, es el notable lanzador John Smoltz que jugó 21 temporadas y gano 217 partidos contra 155 derrotas y además con un buen 3.33 en carreras limpias y un trofeo Cy Young.

El otro que para mí debe de estar en el Salón de la Fama, aunque ya ha estado en las papeletas, es el cácher Mike Piazza que logró batear en su carrera de 18 años para .308 con 427 cuadrangulares y mil 335 producidas, para ver por qué debe de estar dentro, veamos los números del miembro del Salón, también cátcher, Johnny Bench, que bateó en su carrera .267, 389 jonrones y mil 376 carreras producidas.

Una verdadera lástima, que seguramente no lograran el 75 por ciento de los votos son: Mark McGwire, Barry Bonds y Roger Clemens, sólo los números de Bonds que ganó siete veces el premio del Jugador Más Valioso y es el líder actual de cuadrangulares de por vida y en una temporada, Clemens ganó seis trofeos Cy Young, esto debido a la doble moral de los periodistas norteamericanos que no perdonan el uso de estos peloteros y muchos más de sustancias prohibidas como los esteroides que en un tiempo estuvieron permitidos.