Hablemos de Beisbol

Madison Bumgarner fue el rey

No cabe la menor duda que el beisbol es, para mí y para muchos aficionados al deporte, el rey de ellos, y como tal, debe de haber un rey. Comentaba con varios amigos y aficionados que solamente el beisbol y el futbol americano son los únicos deportes que tienen como base dos factores esenciales, que son: la ofensiva y la defensiva, y que además en el curso del desarrollo de estos deportes basados en ellas, se hacen los ajustes a la defensa y al ataque; creo además que son dos deportes donde la estrategia juega un papel fundamental y en esto es muy parecido al ajedrez.

Bueno, ya en concreto, en la pasada Serie Mundial, el rey indiscutible fue el magnífico lanzador zurdo de 25 años Madison Bumgarner, y sin temor a equivocarme creo que fui el único periodista deportivo que afirmé en mi artículo de este diario el día 20 de octubre, en la columna llamada “serie de pronóstico reservado” y que dije “los Gigantes dependen de un magnifico lanzador, Madison Bumgarner, el cual si logra salir victorioso en sus 2-3 juegos, será el factor de que Gigantes se incline a la victoria”; y bueno, Madison lo hizo, por ello fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie.

Lo realmente resaltable fue que en el séptimo juego, y con sólo dos días de descanso, el zurdo relevó cinco entradas de forma maravillosa, pues solo aceptó dos hits, sin base por bola y cuatro ponches y salvó el triunfo definitivo de 3-2 para que Gigantes se coronara; además Madison dejó números impresionantes, ganó el primero 7-1 y el quinto 5-0, junto con el salvamento del tercero.

Sus números fueron admirables, 2 ganados, 0 perdidos, 1 salvado, en 21 entradas aceptó 9 hits, una sola carrera y una base por bola y abanicó a 17, lo sorprendente fue su promedio de carreras limpias del 0.43, en el juego final logró retirar a 14 bateadores seguidos y a pesar de que dos días antes tiró 117 lanzamientos, en el relevo hizo 68, para un total de 185 en 48 horas.

Por si fuera poco, con su participación en las Series del 2010, 2012 y 2014 sumó 36 entradas con una sola carrera, 14 hits y 31 ponches, para un fantástico 0.25 en carreras limpias, que es la mejor marca desde el 0.36 de Jack Bellingham de la famosa maquina roja de Cincinnati en las Series de 1972, 1976.

El 0.43 es sólo superado en una Serie Mundial por dos pitchers, en la época antigua Christy Mathewson de los Gigantes de Nueva York, lanzó 3 blanqueadas en 1905 antes los Atléticos de Philadelphia, 3-0, 9-0 y 2-0 en los juegos 1, 3 y 5; el otro es el formidable Sandy Koufax en la Serie de 1965 ante Mellizos en que tuvo 0.38, Sandy perdió el segundo juego 5-1 pero sólo aceptó una carrera, ganó el quinto 7-0 y el séptimo 2-0, con sólo dos días de descanso, por eso, Madison me hizo recordar a Koufax y por ello los dos son grandiosos.

Y también la tranquilidad y aplomo de Madison me hizo recordar a otro gran lanzador zurdo, Mikey Lolich de los Tigres de Detroit que en la Serie Mundial del 68 ganó los tres juegos, el segundo 8-1, el quinto 5-3 y el sexto 4-1. Creo, sin temor a equivocarme, que nada más Mathewson, Lolich y Bob Gibson han sido los únicos que han ganado tres juegos en una Serie Mundial.