Hablemos de Beisbol

Juego de Estrellas

Por cuarta ocasión consecutiva, la Selección Sur ganó a la del Norte 5-1. La carrera de la victoria fue producida por el venezolano René Reyes, que además fue el Jugador Más Valioso, y la única carrera del Norte fue por cuadrangular del norteamericano John Lindsey. El juego lo ganó el puertorriqueño Adalberto Flores, y de las cinco carreras, tres fueron producidas por el cubano Sánchez, Reyes y el dominicano Alex Valdez.

De la alineación inicial por el Norte, de nueve peloteros, seis fueron extranjeros, al igual que el Sur. Respecto a los lanzadores por la Zona Norte, de diez, siete fueron extranjeros y de la Sur, de nueve, fueron extranjeros siete.

Quise resaltar esto porque, vuelvo a insistir, la liga debe de cambiar el formato de estos juegos, pues los aficionados estamos acostumbrados a ver la mayoría extranjeros y que ellos se llevan las palmas, donde por cierto, el campeón del Derby de Cuadrangulares fue el panameño Rubén Rivera.

Además, en la anterior entrega afirmé que en el Juego de Estrellas el pitcheo se basa más en los cerradores que en los inicialistas y ahí les van los datos: en la Selección Norte, de diez pitchers, siete fueron cerradores y seis entradas fueron para ellos; en la Sur, de nueve, fueron cinco y también dominaron 5 entradas. Lo más normal y lógico es, como en el Juego de Estrellas de Grandes Ligas, que en el juego se ven más los abridores por la simple lógica de que ellos ganan más juegos que los que salvan los cerradores, y esto se vio en el Juego de Estrellas de 2013 en que por la Liga Nacional cinco fueron inicialistas que lanzaron seis entradas y sólo tres fueron cerradores, mientras que en la Americana, de diez, cuatro fueron abridores, cuatro preparadores y sólo dos cerradores. Por todos estos datos, es urgente que la Liga Mexicana voltee al pasado y vuelva al formato de estos juegos de mexicanos contra extranjeros.

Por último, regresando al juego, lo que me impactó e impresionó fue la actuación del preparador de Oaxaca, el venezolano Edgar Martínez, quien relevó una entrada, pero lo fantástico es que sólo usó 9 lanzamientos y ponchó a los 3 bateadores. Para mí, por su actuación, este jugador debió haber sido el Jugador Más Valioso, y es que en esta temporada va de 3-1 con 0.94 en carreras limpias y dos salvados.

Pericos de Puebla

Después de que en la semana pasada barrieron al Águila de Veracruz, quienes les sacaban 1.5 juegos del quinto lugar, los Pericos de Puebla pasaron a ocupar este quinto puesto que lo acerca a la zona de clasificación. Los verdes van de 24-26, a seis juegos del líder, y Oaxaca 25-25 a cinco de distancia del primero. Pero no se deben de echar las campanas al vuelo pues en la serie contra el Águila, se ganó al estilo Pericos, a base de batazos, donde se triunfó 12-10, 11-4 y 7-4, se conectaron 49 hits a un promedio de 16 por juego, buen pitcheo del maestro Andrés Meza a quien en siete entradas le dieron sólo tres hits y ponchó a seis y regulares pitcheos de Sergio Espinoza y Lauro Ramírez; pero sigue fallando el picheo intermedio, fracaso rotundo en el primer juego, pues a Conrado Garza y Edgar Estudillo les hicieron seis carreras, y en el segundo a Jaime Lugo y Mario Zapari en dos entradas les hicieron cuatro carreras; el cuerpo técnico debe tomar asunto sobre ello y además a Adolfo Delfín en sus últimos diez juegos en nueve entradas le han conectado 15 hits con seis carreras limpias.

Buena oportunidad para los Pericos, los días 3, 4 y 5 recibiendo a Campeche, un rival a modo para seguir escalando en el grupo de los cuatro. Los Piratas van de 21-27 a ocho juegos, pero realmente lo importante se llevará a cabo el fin de semana, el 6, 7 y 8 que reciben a los líderes Delfines de Ciudad del Carmen, que van con marca de 30-20. Esta será la verdadera serie para demostrar la valía del equipo, pues ganándoles dos se acercan a cuatro juegos y si se hace la limpia, a tres. Nos vemos en el Hermanos Serdán.