Hablemos de Beisbol

Jhonson, Martínez, Smoltz y Biggio

El pasado domingo, en Cooperstown se llevó a cabo la ceremonia para dar entrada a cuatro nuevos miembros del Salón de la Fama, tres de estos fueron lanzadores y un jugador de cuadro; es la segunda vez desde 1955 que entran cuatro peloteros.

Randy Johnson, creo que el pitcher de más estatura, mide 2.08, pero no sólo en tamaño sino también en números fue grande, lanzador intimidante con sus rectas y con slider, en la votación obtuvo el 97.5 y pasó a ser el octavo, superando al llamado maestro Greg Maddux que obtuvo 97.2.

Randy jugó 21 temporadas con numero de 306 ganados y 166 derrotas, 3.29 en carreras limpias, fue líder en ponches en nueve temporadas, cinco con más de 300, ganó cinco Cy Young y cuatro en carreras limpias, a este formidable pitcher lo vi en el Yankee Stadium en el 2002, que por cierto perdió 7-5 con un cuadrangular que le conecto Derek Jeter, cuando este buscaba el récord de más ponches según la temporada, que eran 383 de Nolan Ryan, el cual pudo romper pues en su penúltima salida ante Cerveceros, no lanzó y prefirió guardarse para los playoffs y en su anterior salida ante este club había ponchado a trece, sus 372 ponches los consiguió en 249 entradas, por algo el señor está ahí.

Pedro Martínez, segundo dominicano en entrar al Salón de la Fama desde que en 1983 entro Juan Marichal, ganó sólo 219 y perdió 100, pero con un fabuloso 2.93 en carreras limpias, gano dos Cy Young, tres líder en ponches, cinco en carreras limpias y dos con menos de 2.0, 1.74 en 2000 y 1.99 en 1997, grande el dominicano que también fue un pitcher intimidante.

John Smoltz, con marca de 212-155 y 3.37 en carreras limpias, sus números poco fríos, sólo dos veces líder en ponches y una sola vez ganó 20 juegos que le dieron el Cy Young, lo mejor de él fue que ponchó a tres mil 84.

Craig Biggio, también con números fríos, sólo bateó para .281, con 291 cuadrangulares y mil 175 producidas, lo mejor es que conecto 3060 hits.

Por otro lado gran malestar se llevaron los aficionados de Pericos de Puebla en la pasada serie contra Diablos, pues fueron acosados en inútiles revisiones para entrar al estadio, igualmente al bajar de los palcos para comprar en los locales se pedía identificación o dejar el pase y lo más absurdo es que también pedían identificación para pasar a comprar a los otros locales que estaban fuera de central.

Se decía entre público que era más fácil entrar a un penal que al estadio y que se le pediría al “Chapo” Guzmán hacer varios túneles para no ser revisados, ¿de qué se trata señores directivos?, ¿de aburrir y fastidiar a los aficionados?, a un servidor al dar mi pase de palco -que es el 67- al regresar me entregaron el del 51.

Desde este espacio le pido al Señor Gerardo Benavides, el cual es una bella persona, que tome cartas en este asunto y de ser posible que se tenga una reunión con él para poder llegar a un buen acuerdo ante estos atropellos; señores directivos, lo que debería de preocuparles es que en lugar de traer tanto relevista, debieron haber pensado en un abridor, puesto que por la lesión de Meza sólo se tienen dos abridores, también debería de preocuparles el slump de Román Peña, quien en los últimos diez juegos batea sólo .152 con 14 ponches y parafraseando a Joan Sebastian, le voy a cambiar el nombre y ahora se llamara Román Ponches.

Difícil situación para Pericos, que aunque está en tercero a 7.5, Tabasco está a 8 y Oaxaca a 8.5 y hasta Delfines se acerca a 11.5; pero una buena noticia es que Jesús Arredondo está a sólo dos diez milésimas del líder de bateo, batea .368 contra .370 y sería -de conseguir el título- el tercer Perico en ganarlo consecutivamente. Hasta la próxima.