Hablemos de Beisbol

Cisma en la Liga Mexicana del Beisbol

El pasado 11 de enero en la reunión de presidentes de la Liga Mexicana se dio una verdadera agria discusión como si fuera de plazuela y no se portaron como verdaderos empresarios o dueños de equipos.

Una vez más, salió a flote el tema de los jugadores no nacidos en México pero de padre o madre mexicano, los llamados "pochos", discusión que se había dado en la anterior junta de presidentes.

Después de más de cinco horas de discusión sobre esta temática, sucedió lo que ya se preveía o sea, la división de la Liga que se conformó en dos bandos:

Diablos Rojos y Oaxaca de Alfredo Harp Helú, Tigres de Carlos Peralta, Tabasco de Carlos Elías Dagdud, Piratas de Campeche, Sultanes de Monterrey de Roberto Magdaleno y José Maíz, Saraperos de Saltillo de Antonio Nerio y Delfines de Ciudad del Carmen de Gilberto Mejía y/o Virgilio Ruíz.

Estos ocho dueños acordaron quitar como presidente a Plinio Escalante, que era desde el 2007, y además se acordaron jugar con seis extranjeros y tres "Pochos".

Los otros siete directivos que se salieron de la reunión y que aparentemente desconocieron esos acuerdos son: Pericos de Puebla y Monclova de Gerardo Benavides, Yucatán y Laguna que son de los Hermanos Erick y Juan José Arellano, Tijuana de Alberto Uribe Maytorena, que además lidera a este grupo, Veracruz de aparente dueño José Antonio Manzur por cierto hijo de "Chara" Manzur, también se dice que el gobierno del estado tiene que ver con este equipo y Aguascalientes presidido por Armando Medina y un grupo de inversionistas.

Como se ve, otra vez el beisbol de México se divide como sucedió en 1980 con la creación de la liga ANABE, que en ese tiempo presidió Ramón "Abulón" Hernández, de aquella división la Liga no se repuso en más de una década.

Todo indica que la Liga Mexicana funcionará como dos ligas; para este servidor el verdadero problema no es la de los "pochos", el problema reside en que muchos directivos no han entendido que deben de ser empresarios y no dueños, el empresario es aquel que vela por su empresa, en este caso los equipos, y por los aficionados, que son los que mantienen el beisbol, los dueños son eso, no les interesa ni sus jugadores y menos la afición; esta es la triste realidad en que se ha convertido la Liga, al grado que también como en el futbol un dueño tiene dos equipos y estos hechos sólo se dan en nuestro país.

El problema de los "pochos" tiene fácil solución si es que hay dialogo y tolerancia, debería de darse gradualmente la disminución de estos peloteros, tendría que darse en un plazo máximo de cinco años, ejemplo, en el 2017 sólo aceptar siete, el otro seis y así sucesivamente.

Yo no estoy de acuerdo de traer tantos "pochos", que nada aportan al desarrollo del beisbol mexicano, de ochenta sólo diez realmente destacaron, los demás no tienen los elementos para sobresalir en nuestra liga; la inmensa mayoría vienen de ligas independientes de Estados Unidos.

Les recomendó la revista Proceso de esta semana, donde le dedican un capítulo a nuestro beisbol, no es posible que ni la Liga Mexicana ni Major League Baseball no den la cara sobre esta problemática.

Frase: "Todas la leyes que apoyan la impunidad caen", B. Garzón.